Gente

Xavier Cugat,

el infatigable, al borde de los ochenta años -le falta menos de uno para alcanzarlos-, recuperado de sus pleitos jurídicos con el casino de Ibiza y de sus pleitos con su propio corazón, pues fue internado el pasado mes de septiembre por insuficiencia coronaria, sigue en la brecha, como muestra la fotografía, que fue tomada en la noche del viernes al sábado en la discoteca Studio Ono, de Barcelona, mientras dirigía la orquesta. Hacía más de treinta años que Cugat no actuaba en la Ciudad Condal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de noviembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50