Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hipódromo de la Zarzuela, monumento histórico-artístico

El Ministerio de Cultura, a través de su Dirección General de Bellas Artes, decidió ayer incoar expediente administrativo encaminado a la declaración del edificio del hipódromo de la Zarzuela como monumento histórico-artístico. La incoación de tal expediente tiene el efecto inmediato de que el edificio pasa a tener el mismo tratamiento administrativo, en tanto se resuelve, que si se tratara de un monumento ya declarado formalmente, es decir, no es posible legalmente realizar ningún tipo de obra en el mismo sin el previo conocimiento e informe de la Dirección General de Bellas Artes, a efectos de garantizar su conseriación.El hipódrorno de la Zarzuela fue construido en el año 1935, en base a un proyecto elaborado conjuntamente por losarquitectos Arniches y Martín Domínguez, en colaboración con el célebre ingeniero Eduardo Torroja. Integrado dentro del muchas; veces menospreciado y casi desaparecido racionalismo madrileño, el hipódromo es considerado, en función de la fecha de su construcción, como la última obra maestra de la arquitectura del tiempo de la República.

El proyecto elaborado por los dos arquitectos y el ingeniero fue premiado en el concurso que había sido convocado, en 1934, para la construcción del hipódromo. La elección, según los especialistas de la época, se basó en la perfecta adecuación funcional que se le, daba al complicado organigrarna de un hipódromo y en la original solución estructural de la cubierta de sus tres tribunas, que vienen a ser un puente de contrapeso de más de doce metros de luz, que soluciona la necesariamente especial adecuación de las dependencias situadas bajo las tribunas.

Problema también resuelto por el proyecto en cuestión fue el de la integración del conjunto en el paisaje del monte de El Pardo, en tiempos en los que no existía todavía la autopista de La Coruña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de noviembre de 1980