Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aeropuerto de Barajas, cerrado por la niebla durante más de diez horas

El aeropuerto de Barajas permaneció ayer, durante más de diez horas, casi paralizado a causa de la niebla, que obligó a suspender los aterrizajes y a adoptar condiciones especiales de seguridad en los despegues.Como consecuencia de la situación de mínimos meteorológicos, comenzada sobre las 23.30 horas del pasado martes, la mayoría de los vuelos transoceánicos tuvieron que ser desviados, al igual que ocurrió con los vuelos europeos y nacionales, a los aeropuertos de Sevilla, Málaga, Las Palmas y Barcelona.

El vuelo procedente de París logró, sin embargo, aterrizar en el aeropuerto de Barajas gracias a una leve mejoría de tiempo que se produjo poco después de la medianoche del martes.

Afectado el puente aéreo

Entre los vuelos más importantes desviados figuraron los de Nueva York, que tuvo que aterrizar en Málaga, y los de México y Miami, que tuvieron que dirigirse a Barcelona.Con respecto al puente aéreo, los distintos vuelos, tanto de entrada como de salida, se vieron afectados por la niebla, aunque la repercusión fue menor en la salida, ya que algunos de los aviones pudieron despegar.

Sobre las 10.18 horas de ayer se dio permiso para que aterrizaran los aviones que sobre volaban en ese momento el aeropuerto. A mediodía todavía no se había restablecido la normalidad, ya que varios vuelos se encontraban en las pistas pendientes de que se levantara la situación de mínimos meteorológicos para salir. Asimismo, las entradas tuvieron que ser variadas, con el objeto de permitir el regreso de los vuelos desviados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de noviembre de 1980