Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El democristiano Vega Escandón cuestiona el liderazgo de Adolfo Suárez

La inexistencia de pacto alguno con la Minoría Catalana y el PNV, la demostración de debilidad del nuevo ejecutivo para afrontar la crisis económica y frenar la escalada terrorista, la necesidad de un Gobierno de coalición o de un pacto legislativo con el PSOE y la conveniencia de abordar el tema de la sustitución de Adolfo Suárez como presidente del Gobierno, han sido las tesis defendidas en unas declaraciones hechas a EL PAIS por Luis Vega Escandón, vicepresidente de la Comisión Constitucional del Congreso, uno de los jefes de fila de la democracia cristiana, hombre de total confianza de Fernando Alvarez de Miranda y diputado de UCD por Asturias.Vega Escandón critica el intento de llegar a acuerdos coyunturales con el PNV y el Partido Socialista de Andalucía (PSA), porque pueden contribuir al nacimiento de partidos regionalistas que dificultarían la gobernabilidad del Estado. Por otra parte, la votación de las enmiendas a la totalidad del proyecto de ley de los presupuestos generales del Estado dejó bien claro que el pacto con el PNV y el PSA terminó el mismo día en que se resolvió la cuestión de confianza en el Congreso.«Así es», agrega, «que estamos ante otro Gobierno débil, que Adolfo Suárez cometió el error de calificar como el mejor de UCD. El número de parados aumenta y no se pone freno al terrorismo. A mí la gente me para por la calle y me pregunta: "¿Pero ustedes qué hacen?" Yo no creo que se den las condiciones de un golpe de Estado a la turca, pero así no podemos continuar». «¿Adolfo Suárez?», se pregunta Vega Escandón. «Creo que cumplió una etapa política con mucho acierto, pero se encuentra en un momento en el que no parece capaz de hacer frente a la situación con suficiente autoridad. Un Gobierno democrático tiene más autoridad que ningún otro para hacer frente al terrorismo».

El ex dirigente democristiano entra de puntillas al enjuiciar la sustitución de Adolfo Suárez como presidente del Gobierno, para rematar con seguridad: «Creo que se trata de un tema que, en mi opinión, debería plantearse el partido». Como posibles candidatos al cargo apunta a Landelino Lavilla y Leopoldo Calvo Sotelo. Descarta a Antonio Garrigues y evita cualquier pronunciamiento sobre el papel que puedan jugar, en el próximo congreso de UCD, los ministros José Luis Alvarez, lñígo Cavero y Rodolfo Martín Villa. Afirma que Rafael Calvo no consiguió el avance que se esperaba en la consolidación interna del partido con su nombramiento como secretario general y califica de «generadores de confusionismo» a los socialdemócratas que están en UCD. «En este partido no tienen cabida los socialdemócratas».

Felipe González insiste en su negativa al Gobierno de coalición

El secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) dijo, el domingo, a los periodistas, tras la clausura del congreso de la Internacional Socialista (IS), que «son muchos los ejemplos que hay en la historia europea de Gobiernos que se decidieron a presentar su dimisión al comprobar su incapacidad de gobernar».«No sé cual sería el caso en relación a UCD. De todas formas, pienso que el Gobierno Suárez no sería tan suicida como para no dedicarse a hacerlo en caso de que la situación así lo exigiera».

El líder socialista aseguró que no tiene el PSOE, por ahora, intención de entrar en un Gobierno de coalición y precisó que prefería que se llegara normalmente a las elecciones de 1983.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 1980