Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Presupuestos Generales del Estado para 1981

Obras Públicas y entes territoriales son las secciones con mayor número de enmiendas

La falta de especificación clara de las partidas incluidas en las distintas secciones de los Presupuestos Generales del Estado ha motivado, junto al mayor número de enmiendas de supresión, el emplazamiento a comparecer ante la Comisión del Congreso de 59 altos cargos de la Administración. La ausencia de los máximos responsables de la política económica y, por tanto, de los presupuestos, que hasta ahora no han comparecido ante la comisión correspondiente, ha favorecido la persistencia de setecientas de las ochocientas enmiendas presentadas inicialmente al proyecto

De los 2,82 billones de pesetas que supone el total de gasto del presupuesto para 1981, 218,2 millones corresponden a la sección primera: «Casa de SM el Rey». Las enmiendas al proyecto de ley comienzan, sin embargo, en la sección segunda: «Cortes Generales», a las que se atribuyen 3.446,7 millones de pesetas.Los comunistas han solicitado la. supresión, «por falta de especificación», de las partidas de la sección segunda correspondientes a remuneraciones básicas y retribuciones complementarias. Lo único que pretenden, obviamente, es que se detallen estas partidas.

La sección tercera, Tribunal de Cuentas, es objeto de numerosas enmiendas. Los socialistas piden una dirección nueva e interina del Tribunal de Cuentas, en tanto se regula de nuevo esta institución y se nombran sus integrantes definitivos, En concordancia con esta enmienda han presentado algunas más donde suprimen diversas partidas. Los comunistas, con igual criterio (« las vacantes no se pueden cubrir, puesto que aún no ha sido promulgada la ley orgánica que fijará la composición del Tribunal de Cuentas), reducen en sus enmiendas los gastos atribuidos a esta sección por el proyecto de ley.

A la sección 11, «Presidencia del Gobierno», existen varias enmiendas socialistas. Proponen la supresión de las partidas correspondientes al Servicio Nacional de Control de Emisiones Radioeléctricas (más de doscientos millones de pesetas), ya que dicho organismo «no aparece en los organigramas que sobre la propia Presidencia del Gobierno reparte la Administración, por lo que resulta difícil hacerse una idea cabal de cuál es su cometido». También suprimen una partida de más de 96 millones que aparece bajo el epígrafe: «Para gastos reservados de la Presidencia del Gobierno y de la vicepresidencia económica».

El PSOE pretende eliminar las ayudas a la Prensa

Dentro de la citada sección 11, otra enmienda del PSOE propone la supresión de las siguientes partidas: «Para subvencionar el consumo del papel prensa» (900 millones); «subvención a empresas periodísticas» (1.080 millones); «para subvencionar la reestructuración de empresas periodísticas» (720 millones); «para subvencionar a personas naturales o jurídicas, medios de comunicación social» (85 millones); «para compensar empresas de medios de comunicación por alteraciones en sus estructuras y reorganizaciones » (95 millones), y «subvenciones para inversiones en empresas y medios de comunicación» (100 millones).

El PSOE justifica esta enmienda afirmando que «no está en contra de que se destinen tales cantidades para subvencionar de una u otra forma empresas periodísticas, sino de los criterios no siempre objetivos con que se reparten tales subvenciones».

Con respecto a la sección 14, Asuntos Exteriores, los socialistas han presentado una enmienda a la totalidad por considerar insuficiente su dotación presupuestaria para desarrollar los objetivos de la política exterior española. Pretenden en otra enmienda la supresión de las partidas correspondientes al Tribunal de la Rota y personal de la Rota, y motivan esta enmienda en la «adecuación definitiva del tribunal eclesiástico a su ámbito de actuación».

Al Ministerio de Justicia, sección 14, también existen varias enmiendas socialistas. Proponen, por ejemplo, incrementar en doscientos millones las partidas presupuestadas (211 millones) para atención a las familias de reclusos y ex reclusos. Proponen asimismo que la partida de 8,5 millones correspondiente a la Dirección General de Asuntos Religiosos pase al servicio denominado «obligaciones a extinguir».

Al Ministerio de Defensa, sección 14, hay presentadas enmiendas por parte de comunistas y socialistas. Ambos grupos, por ejemplo, proponen el traslado del INTA y del Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo al Ministerio de Universidades e Investigación. Los comunistas, en una enmienda al servicio denominado «obilgaciones a extinguir» descubren la existencia de más sargentos (14.395) de los que aparecen en los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire.

En Hacienda, sección 15, los comunistas proponen reducir en un 20% las dotaciones establecidas para la Mutualidad de Funcionarios de la Hacienda Pública y asociaciones benéficas de cuerpos dependiente; de este departamento. La cuantía de la reducción se destinaría como subvención del Estado en la Muface.

Congelación de plantillas de policía y Guardia Civil

A la sección 16, Ministerio del Interior, existen asimismo numerosas enmiendas socialistas. Piden que de la plantilla del Cuerpo Superior de Policía, de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se supriman las vacantes actuales, ya que están sob redime nsionadas, y se destine a tales cantidades a dotación de riedios para los citados cuerpos. Asimismo, solicitan la supresión del gasto correspondiente a los tres gcnerales que vienen atribuidos a la Policía Nacional, por un impor e de 4.655.000 pesetas.

La sección 17, Obras Públicas y Urbanimo, concita el mayor número de enmiendas. El PSA solicita 3.000 millones de pesetas «para la reconstrucción y mejora de caminos vecinales andaluces a realizar por las diputaciones», y 120 millones para programas de estudios y acciones territoriales de la Junta de Andalucía.

Los comunistas, que estiman insuficiente la dotación ide Obras Públicas y enmascaradas la mayor parte de sus partidas, han presentado numerosas enmiendas en favor de transferencias al Instituto Nacional de la Vivienda, a los entes territoriales, al INUR, y a su vez un traspado de estas dotaciones a los ayuntamientos, «que son quienes más de cerca viven los problemas de la vivienda y del urbanismo».

Las enmiendas socialistas a Obras Públicas también son muy numerosas y giran en un sentido semejante a las del PCE:: transferencias a corporaciones locales, entes territoriales y enmiendas al INV yal INUR entre otras muchas.

Educación, Trabajo, Industria y Energía, Agricultura, Comercio, Economía y Transportes tarribién cuentan con numerosas enmiendas de todos los grupos. Son también numerosas las presentadas por el PSOE al Ministerio de Sanidad y Seguridad Social.

La sección 32, Entes Territoriales, ha concitado, también numerosas enmiendas de los partidos de izquierda y de los nacionalistas en favor de las transferencias a las comunidades autónomas.

A todas estas enmiendas hay que añadir las presentadas a nivel regional de apoyo a los planes de urgencia, que incluso han llevado a los empresarios tinerfeños a pedir a sus parlamentarios que se retiren de la comisión si sus respectivos partidos no apoyan la inclusión en los Presupuestos del plan elaborado por la Junta de Canarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 1980