Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

La última etapa de "Pop-grama"

El espacio musical Pop-grama vuelve hoy a la programación de la segunda cadena, después de siete meses de ausencia. Retorna Pop-grama a su lugar habitual de los miércoles, pero estará en antena tan sólo durante los trece próximos miércoles, para desaparecer definitivamente de la programación de Televisión a principios de 1981. Con él, tres de sus habituales especialistas: Carlos Tena, Diego Manrique y Paco de la Fuente, que alternarán la presentación de espacios monográficos, último de los formatos en que se aventuró Pop-grama.

«Vuelve, pero ya no es ni la sombra de lo que fue», comenta Carlos Tena a EL PAÍS, «porque Pop-grama fue siempre una alternativa a la programación musical de Televisión Española, tanto en la forma de hacer el programa como en la manera de presentarlo. Pop-grama dio una lección a todos, ya que, por primera vez, Televisión utilizaba el humor, el lenguaje de la calle y, sobre todo, porque Televisión hablaba con cordialidad, con sencillez. Pop-grama ha sido víctima de las actuales circunstancias que vive RTVE. Los jefes andan nerviosos e histéricos por lo de las querellas criminales y por los posibles cambios en el mando directivo. Mientras tanto, se han inhibido: nadie quiere saber nada; nadie se arriesga a tomar decisiones. Nos ha tocado casarnos con la más fea. Por eso, en estos trece programas habrá de todo; unos están más o menos bien, y otros serán más o menos divertidos o aburridos. Nos da mucha pena que Pop-grama desaparezca definitivamente, porque siempre hemos luchado por estar en onda con la música actual y con nuestra audiencia».

Carlos Tena es uno de los profesionales castigados por la actual dirección: se quedó sin sus Clásicos populares y sin el espacio de Radio Tres. «Yo pude haber sido el Fradejas de Aplauso», añade Carlos Tena,«por que Uribarri me había ofrecido ese puesto. Pero no he querido serlo, con todas sus consecuencias, virtudes y defectos incluidos. Cada vez que hago declaraciones a la Prensa, me cuesta un disgusto. Todavía es reciente la petición de un alto directivo de Radio Nacional a la asesoría jurídica de RTVE para que analizasen unas declaraciones mías y encontrasen algún indicio delictivo. La asesoría dijo que yo tenía razón en quejarme de que la empresa no me daba trabajo. Ahora estoy en las emisiones de Radio Exterior de España presentando programas de filatelia, geología y cosas parecidas, para emigrantes. La Radio Exterior es alucinante, y sus dirigentes no tienen idea de lo que es la radio ni de lo que son los emigrantes. Sucede lo mismo con Radio Nacional, cuya programación es hoy más funesta, por aquello de los nervios en el equipo directivo». Diego Manrique presenta hoy (nueve de la noche) el programa especial titulado Una isla llena de rock -rodado íntegramente en Gran Bretaña con la ayuda de la BBC-, que quiere ofrecer una muestra deliberadamente heterogénea de la música actual con especial atención a la «nueva ola», la vuelta del heavy metal, el reggae, el ska, los experimentos de vanguardia y el resurgimiento del soul.

El número que inaugura la última etapa de Pop-grama ofrece, entre otras, las siguientes actuaciones: Graham Parker, Klark Kent (seudónimo del batería de Police), Mark Andrews, Chris Rea, The Cure, Bad Manners, Judas Priest, Ritchie Blackmores's Rainbow, Dexy's Midnight Runners y Siouxsie and the Banshees.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS