Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cierre definitivo de la cadena de almacenes Woolworth Española

La cadena de almacenes populares Woolworth Española, S. A., cerró ayer definitivamente sus tiendas de Madrid, Santander, Palma de Mallorca, Alicante, Málaga, Granada y Córdoba, tras haber llegado a un acuerdo con sus trabajadores sobre el pago de indemnizaciones derivado del expediente de crisis.

La firma del acuerdo se produjo en la noche del viernes, ante el director general de Empleo, que actuó de mediador entre las partes en una reunión de más de diez horas. El acuerdo tiene efectos de 1 de octubre, fecha en la que quedaron rescindidos los contratos de trabajo de los 541 empleados que la empresa tenía en plantilla en esos momentos.Los trabajadores cobrarán 100.000 pesetas de forma lineal y treinta días por año trabajado, lo que supondrá para la sociedad algo más de doscientos millones de pesetas.

Una comisión liquidadora formada por tres personas se encargará de la cancelación de compromisos entre la empresa y sus acreedores. Entre las deudas de Woolworth Española figuran 150 millones por impago de alquileres, un crédito de 110 millones concedido por Banesto, veinte millones en facturas pendientes de pago y otros.

La sociedad, que nunca dejó de pagar a sus trabajadores, comenzó su actividad en España hace ahora trece años. En todo este tiempo, exceptuados los ejercicios económicos de 1973, 1974 y 1975, en que contabilizó beneficios de 88 millones de pesetas, el resto de los balances anuales arrojó pérdidas.

En los últimos años la dirección de la empresa desarrolló un amplio programa de medidas correctoras para reducir gastos e incrementar ventas. La empresa, no obstante, no logró liberarse del peso de las cargas crediticias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de octubre de 1980