La policía impidió la concentración de escolares de Getafe ante el Ministerio

La concentración ante la sede del Ministerio de Educación programada por el Ayuntamiento de Getafe y las asociaciones de padres de alumnos de la localidad para la tarde de ayer fue denegada por el gobernador civil, que prohibió la entrada en Madrid de los autobuses que iban a trasladar a los posibles asistentes. Asimismo fue llamada a prestar declaración en la comisaría de policía la delegada municipal de Enseñanza, Carmen Ferrera, en relación con dicha concentración.La movilización había sido convocada para protestar por la falta de cumplimiento de las promesas hechas por la delegación provincial de Educación en los días previos al comienzo de curso, el pasado 15 de septiembre, en relación con la terminación de los nueve colegios que en dicha fecha continuaban en construcción. Según fuentes del ayuntamiento getafense, la delegación no ha cumplido todas las fechas previstas para la terminación de los colegios, y el problema de escolarización de muchos niños continúa.

Además, señaló Carmen Ferrera a EL PAIS, el ministerio no ha cumplido tampoco en el terna de los profesores, ya que, a quince días del comienzo del curso escolar faltan numerosos profesores de educación general básica y de educación permanente de adultos. La delegada de Enseñanza indicó que en la declaración hecha a la policía señaló que la concentración, que no incluía interrupciones de tráfico ni problemas de orden público, había sido convocada por el ayuntamiento y padres de alumnos y no por una persona en concreto. Añadió que también había sido prohibida la caravana de autobuses prevista para llegar al lugar de la concentración con pancartas alusivas a la situación escolar de la localidad.

Según la orden gubernativa, se cortarían las salidas de los autobuses de Getafe y si alguno de éstos lograba saltarse algún control establecido por la Guardia Civil, sería retenido en los puntos de acceso a Madrid.

A la hora de partida de los autobuses se personaron en el lugar de salida el alcalde y la delegada de Enseñanza. Jesús Prieto, el alcalde, explicó la situación a los presentes y éstos desistieron de acudir a la concentración. A continuación, cerca de 2.000 personas se manifestaron durante unos dos kilómetros, protestando por la medida gubernativa y pidiendo solución a los problemas escolares de los niños de Getafe. Los manifestantes llegaron hasta el ayuntamiento y una vez allí se acordó realizar una nueva manifestación por el pueblo el próximo día 12, para exigir las medidas escolares que necesita la población.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de septiembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50