Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia del capitán Altuna pide explicaciones a sus asesinos

La viuda e hijos del capitán Basilio Altuna, de la Policía Nacional, que fue asesinado el sábado en Erentxun (Alava) por ETApm, han remitido a los medios informativos vascos una carta en la que emplazan a los asesinos para que demuestren las acusaciones vertidas contra el fallecido, según informa nuestro corresponsal en Vitoria. ETApm acusa al capitán Altuna de ser responsable de la represión de Vitoria en marzo de 1976 y de participar en actividades de organización de la ultraderecha.En la carta, la viuda e hijos del capitán subrayan que ETApm no escapa a las contradicciones que paralizan a la sociedad, y que la complejidad de los problemas actuales no puede resolverse en una película de buenos y malos.

«Bien sabemos», prosigue la carta, «que nuestra verdad poco podrá hacer contra la gran mentira que lleva el sello de una organización tan prestigiada, pero no por ello vamos a callar». Tras indicar que el servicio de información de ETApm ha contado con largos años para elaborar datos en torno a la figura del capitán Altuna -«aunque no se ha preocupado de hacerlo con objetividad»-, se reconoce que participó en las jornadas de febrero y marzo de 1976 en Vitoria, en que resultaron muertos cinco trabajadores.

Actuación para evitar enfrentamientos

Sin embargo, el texto añade: «Una investigación clara y fiable demostraría, sin embargo, que su actuación estuvo dirigida en todo momento a evitar cualquier enfrentamiento». Hacer responsable a un teniente de aquel período negro es hacer gala de un simplismo que no podemos permitirnos».La familia desmiente asimismo la acusación de que fuese organizador de las actividades de la extrema derecha, señalando que constituye una afrenta a su propia dignidad. «Emplazamos públicamente a ETApm a que proporcione datos significativos de las supuestas actividades de nuestro padre, que, al parecer, eran tan bien conocidas. Estamos por una sociedad de personas libres y en plena capacidad de convivencia».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 1980