Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los futbolistas convocan huelga para la segunda jornada de Liga

La asamblea de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) celebrada ayer en Madrid acordó convocar huelga para el próximo día 14, fecha en que debería celebrarse la segunda jornada de Liga. La posibilidad de convocar la huelga para la primera jornada, el domingo día 7, fue desechada. La convocatoria de la huelga sería retirada sólo en el caso de que los clubes satisfacieran sus deudas para con los jugadores y que la federación aboliera la norma que obliga a les clubes de Segunda y Tercera División a alinear a dos jugadores menores de veinte años en cada partido.Las deudas de distintos clubes con sus jugadores alcanzaban ayer la cantidad de 265 millones de pesetas. de los que son deudores 66 clubes y acreedores 314 jugadores. Hay un club, el Levante, que debe 47 millones de pesetas a sus jugadores. Dos equipos de Primera, Valencia y Salamanca, Y dos recién descendidos a Segunda, Rayo y Burgos, se encuentran entre los morosos.

Pasa a página 37

Convocada huelga de futbolistas para el día 14

Viene de primera páginaEl reglamento de competiciones de la Federación Española establece que los clubes que tengan deudas. pendientes de la temporada anterior con sus jugadores, no pueden inscribirse para la siguiente si no las han satisfecho 48 horas antes del comienzo de la misma. Ante la posibilidad de que la AFE convocara huelga para el próximo domingo, primera jornada, la Federación hizo saber maquiavélicamente a sus dirigentes que, de llegarse a esta decisión, los clubes morosos no estarían obligados a satisfacer las deudas antes del próximo viernes, ya que el comienzo de la Liga quedaría pospuesto. Esta consideración pesó decisivamente en los jugadores a la hora de decidirla fecha para la que se convoca la huelga.

La segunda reivindicación de la huelga es la abolición de la norma que obliga a los clubes de Segunda, Segunda B y Tercera a alinear en cada encuentro a dos jugadores menores de veinte años. Los futbolistas consideran que tal norma priva de puesto de trabajo en estas categorías a muchos profesionales, y por eso están contra ella. La federación justifica la norma como un medio para rejuvenecer el fútbol en las categorías anteriores. La AFE propone que para conseguir este fin la federación premie económicamente a los clubes que en el curso de la temporada alineen a jugadores jóvenes, pero rechaza la imposición. Como tercera reivindicación de la huelga, la AFE exige que, para el futuro, la federación controle y avale los presupuestos de los clubes, y que se responsabilice de sus deudas para con los jugadores.

La asamblea de la AFE, celebrada ayer en el hotel Meliá Castilla, de Madrid, tuvo un desarrollo algo embarullado y confuso. Algunos jugadores proponían que la huelga comenzara el próximo domingo, porque estimaban que aunque en el curso de la temporada se consiguiera abolir la normativa de los sub-20, el hecho de que la Liga comenzara con ello en vigor ya dejaba sin equipo a muchos profesionales. Tras un largo debate se procedió a la votación, y por mayoría se decidió convocar la huelga para la segunda jornada, el día 14. El comité de huelga quedó compuesto por Del Bosque (Madrid), Cardeñosa (Betis), César (Almería), Alfonso (Getafe), Francisco (Alcalá) y Movilla (Tenerife).

Las posibilidades de que, efectivamente, el día 14 no haya fútbol no son ni mucho menos remotas. El problema de las deudas puede solucionarse, porque de aquí al domingo muchos de los clubes morosos encontrarán dinero para pagar a sus jugadores y es probable que la federación o el Consejo Superior de Deportes presten a los insolventes el dinero preciso. La posibilidad de que la federación acepte controlar y avalar los presupuestos de los clubes también parece posible. Pero en torno a la normativa de los sub-20, las posiciones están más enfrentadas. Porta considera un hallazgo propio esta norma (poco útil, porque la mayoría de los sub-20 de calidad pertenecen a equipos de Primera, que no tienen obligación de alinearles) y no es fácil que dé marcha atrás en este aspecto, porque además confía en que, una vez que los jugadores hayan cobrado, una huelga centrada exclusivamente en la cuestión de los jugadores sub-20 sería impopular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de septiembre de 1980

Más información