El tipo de interés preferente en Estados Unidos puede declinar al 12% antes de un mes

Presionados indirectamente por el Sistema Federal de la Reserva, los tipos de interés preferentes en Estados Unidos (prime rate) han iniciado un paulatino descenso de hasta un punto cada semana, que pueden colocar este índice, que marca el coste del dinero comercial en Norteamérica, en un nivel del 10%-12%, antes de uno o dos meses. El martes, varios bancos de calibre medio se unieron al Morgan Guaranty, de Nueva York, y al Continental Bank, de Iilinois, al colocar su prime rate en el 16%. Estos bancos fueron el Americantrust, de Cleveland, y el Security National. El resto de los grandes se espera que decida reducir su tipo de interés antes de que termine esta semana.

Desde el pasado abril, los tipos de interés han experimentado una pérdida periódica de un punto por semana. Hace tan sólo mes y medio, el prime rate había alcanzado su cota máxima histórica al rozar el 20,25 %, nivel jamás alcanzado.Los expertos señalan varias razones por las que el coste del dinero en Estados Unidos, que sirve en cierto sentido de señal para otros mercados, ha iniciado este descenso en las últimas semanas.

En primer lugar, y ante todo, la anulación por parte del Sistema Federal de la Reserva, banco central norteamericano, de requisito de un punto porcentual adicional en el nivel de los depósitos obligatorios a la banca privada estadounidense.

Declaraciones de altos cargos de las finanzas estadounidenses

Asimismo, las declaraciones reiterativas de Paul Volcker, su presidente, de que la Reserva Federal y el Gobierno ven «con muy buenos ojos», la tendencia a la baja de los tipos, una señal muy clara de que la política monetaria restrictiva seguida desde la Casa Blanca, y desde la Reserva, ha comenzado a ceder ante la evidencia de las noticias en el frente económico.Efectivamente, varias declaraciones oficiales desde la Casa Blanca y el Tesoro norteamericano, en el curso de las tres últimas semanas, confirman que la política monetaria restrictiva ha conseguido su principal objetivo provocar la esperada recesión.

Según se deduce de las declaraciones oficiales, la esperada recesión norteamericana va a ser mucho más profunda de lo que originalmente se pensaba. Algunos expertos señalaban que la recesión alcanzaría su punto de inflexión a mediados de este año, y, a partir de entonces, la economía estadounidense comenzaría una reactivación.

Los cálculos de ahora confirman la creencia de algunos expertos de que la recesión ha llegado para estar, quizá hasta final del año. El martes, en Madrid, el presidente del Chemical Bank, Donald Platten, confirmó estos pronósticos y señaló que, en su opinión, la recesión podría prolongarse hasta entrado el próximo año.

Esperada reducción de la tasa de inflación

Al menos, y según declaraciones de Platten, esta circunstancia tendrá un efecto favorable, precisamente el que buscaba la Administración Carter con su política restrictiva. Este efecto será el control, y la reducción quizá a la mitad, de la inflación de dos dígitos que padece la economía norteamericana.Según el presidente del consejo del Chemical, es muy posible que la inflación norteamericana no supere el 10% a finales del año en curso, en lugar del 18% que actualmente padece.

Por otro lado, la reducción del prime rate tendrá efectos favorables sobre los mercados monetarios europeos, aunque incidirá negativamente sobre el dólar. En el primer aspecto, los tipos de interés sobre bonos y emisiones en el euromercado han comenzado a declinar, permitiendo a muchas empresas europeas acudir de nuevo a este mercado. Por el otro, el dólar ha comenzado a perder posiciones no sólo frente a la libra, sino también frente al marco y al franco suizo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de mayo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50