Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primero de Mayo: disminuye la participacion y se modera el tono reivindicativo de las movilizaciones obreras

Los sindicatos celebraron ayer la festividad del Primero de Mayo con un tono unitario de parte de las dos primeras centrales sindicales del país, limitado por el distanciamiento en cuanto a la concepción del sindicalismo que separa a CC OO,y UGT. La afluencia de trabajadores a las manifestaciones convocadas en la casi totalidad del país fue sensiblemente inferior. a otros años. La mayor participación se registró en Madrid y en el País Vasco, donde también se produjeron los mayores incidentes -en su mayor parte al margen de las manifestaciones convocadas por los sindicatos-, de los que resultaron varios heridos y detenidos. En Madrid, tres personas fueron heridas de gravedad por elementos incontrolados.

Más de 200.000 personas, según los organizadores, y algo más de 100.000, según el Gobierno Civil, participaron en las diversas manifestaciones y concentraciones convocadas en Madrid para conmemorar el Primero de Mayo, por los sindicatos CC OO, UGT, SU, AOA, CSUT, CNT y FNT, en las que participaron los máximos responsables de estas organizaciones. La ausencia de incidentes fue la tónica general de la jornada, salvo en el caso de la manifestación convocada por la CNT, que concluyó en Cuatro Caminos con graves enfrentamientos entre manifestantes y fuerza pública, a la que los primeros hostigaron y provocaron hasta forzar su intervención.La manifestación más numerosa fue la convocada unitariamente por CC OO y UGT, que partió de la glorieta de Luca de Tena para concluir en la Puerta de Alcalá, y a la que se unieron, con sus propias consignas, los simpatizantes del Sindicato Unitario y la Asociación Obrera Asambleísta.

A la cabeza de la manifestación, en la que participaron 200.000 trabajadores, según los organizadores, y unos 80.000 según el Gobierno Civil, figuraba una gran pancarta con el lema: «Contra el paro», firmada por UGT y CC OO. Sujetaban la pancarta, separados por miembros de sus respectivas ejecutivas, los secretarios generales de las dos centrales convocantes.

Inmediatamente detrás figuraban los secretarios generales del PCE y el PSOE, también separados por miembros de sus respectivas direcciones. En lugares destacados figuraban el alcalde de Madrid y algunos concejales.

Además de las banderas propias de los sindicatos; figuraban en la manifestación otras republicanas y diversas pancartas alusivas a la República, así como retratos de José Díaz (uno de los primeros líderes del PCE), de Lenin, Stalin, Marx, y Engels. Estos grupos profirieron gritos de «Cuba, sí; yanquis, no», «Ni yanquis, ni Suárez, ni bases militares» y «Fuera de España las bases americanas».

Al llegar la cabeza de la manifestación a la Puerta de Alcalá, los dirigentes de los sindicatos y de los partidos políticos asistentes a la misma se instalaron en un estrado situado en el centro de la plaza, desde donde los secretarios generales provinciales y estatales de CC OO y UGT se dirigieron a los concentrados.

El dirigente de CC OO afirmó que este sindicato está dispuesto a construir con todos un nuevo orden económico nacional y a defender en el marco de la Constitución los intereses de los trabajadores. Concluyó su intervención con la propuesta a UGT de un plan común de lucha contra la política actual del Gobierno. «Esta manifestación», dijo, «debe ser el inicio de una larga marcha hacia la unidad sindical».

Por su parte, Nicolás Redondo, que cerró las intervenciones -Felipe González y Santiago Carrillo, que figuraban en el estrado separados por otros dirigentes políticos, no intervinieron- hizo referencia a la historia de UGT, y, afirmó que esta central sigue siendo un sindicato de clase.

La intervención de Nicolás Redondo se centró en un duro ataque al actual equipo de gobierno, señalando que la crisis que padece el mismo no es un problema de personas, sino de programas, por lo que exigió un programa concreto de actuación para combatir el paro.

Tras las intervenciones fue cantada La Internacional, y, posteriormente, la manifestación se disolvió sin incidentes.Incidentes en Euslkadi

Alrededor de 30.0 00 personas se manifestaron ayer en las capitales vascas para conmemorar la jornada del Primero de Mayo, que se ha caracterizado por la pluralidad de convocatorias y consignas y una normalidad relativa. Se produjeron incidentes en Bilbao y San Sebastián, donde intervinieron efectivos de la Policía Nacional con material antidisturbios. En Bilbao, la diversidad de convocatorias hizo que la manifestación se partiera en tres bloques bien definidos, con una participación global de unas 10.000 personas.

Al llegar el grupo de LAB a la plaza de López de Haro, militantes ultraderechistas comenzaron a provocar a los manifestantes, que, pese al intento de los dirigentes por contenerlos, se acercaron a escasos metros de los ventanales de la sede de FN, gritando «¡ETA, mátalos!», «¡Vosotros, fascistas, sois los terroristas!». Un manifestante fue herido por una bola de acero lanzada con tiragomas por los ultraderechistas, que también lanzaron a la calle botellas de agua y un bote de humo. Los manifestantes apedrearon y rompieron entonces todos los cristales del local de FN y volcaron en medio, de la calzada un coche, que afirmaron pertenecía a un militante ultraderechista. La Policía Nacional intervino entonces, dispersando a los manifestantes, sin hacer prácticamente uso del material antidisturbios.

En San Sebastián se repitió la tónica de Bilbao. La manifestación se partió en tres bloques, distanciados entre sí, con una asistencia global de 10.000 personas.

Al llegar el segundo bloque al bulevar, punto final del recorrido, la representación de LAB en el mismo prorrumpió en gritos de «¡Gora, ETA militar!», «¡Policía asesina! » y « iETA, mátalos! », mientras trataba de acercarse al Gobierno Militar, donde contingentes de Policía Nacional les dispersaron con material antidisturbios.

Alrededor de 5.000 personas participaron en Vitoria en la manifestación, que tuvo prácticamente las mismas características que las de Bilbao y San Sebastián aunque sin los incidentes registrados en las citadas capitales.Escasa participación en Cataluña

Varias decenas de miles de obreros (probablemente más de 50.000) desfilaron en la mañana de ayer por el centro de Barcelona, respondiendo a una convocatoria de Comisiones Obreras y de otros sindicatos de extrema izquierda o bien unitarios del sector. A la misma hora tenía convocado un mitin UGT en la cercana localidad de Gavá, al que asistieron cerca de mil personas. En el mismo tomó la palabra Joan Reventós y el secretario general de UGT de Cataluña, Luis Fuertes.

Entre los gritos coreados es de destacar el de «Pujol, escucha, Ca taluña está en lucha» y otros de carácter muy crítico, también alusivos al presidente en ciernes de la Generalidad. Algunos gritos atacaban directamente a UGT: «Redondo, aprende, Comisiones no se vende», y «El convenio-marco, a tomar por el ... ».

El PSOE abandonó en Sevilla

La escasa asistencia y la división entre las centrales convocantes caracterizaron la manifestación organizada en Sevilla por CC OO y UGT, que terminó con el abandono de la misma por parte de Alfonso Guerra y otros dirigentes del PSOE. Otras manifestaciones tuvieron lugar en numerosos pueblos de la provincia, mientras varios centenares de trabajadores secundaron el llamamiento de los sindicatos minoritarios, SU, CNT y SOC.

La manifestación de UGT y CC OOOOO OO fue la menos numerosa que se recuerda en muchos años calculándose los asistentes entre 4.000 y 5.000.Los dirigentes del PSOE abandonaron ostensiblemente la puerta del ayuntamiento, donde terminó la manifestación, durante la intervención del secretario provincial de CC OO, José Antonio Nieto, en el momento en que éste hizo mención a la situación internacional y se pronunció contra el boicoteo a los Juegos Olímpicos de Moscú y la política de Estados Unidos con respecto a Cuba. En ese instante, Luis Yáñez, presidente del PSOE andaluz, dijo en voz alta: «Y de Afganistán, ¿qué?», retirándose a continuación todos los líderes socialistas presentes.En Galicia, escasa participación

El puente y las repetidas discrepancias entre las distintas centrales de Galicia hicieron que el Primero de Mayo fuera poco atractivo para los trabajadores gallegos. Entre todas las ciudades y villas en las que hubo manifestaciones sólo se movilizaron unos 17.000 trabajadores, pertenecientes a las distintas centrales, informa Perfecto Conde.

Comisiones Obreras, con la confluencia minoritaria de algunos otros grupos, como fue USO en El Ferrol o Convergencia Republicana en Santiago, fue quien más movilizó, cerca de 10.000 manifestantes en total, seguida de la Intersindical Nacional Galega, que conjuntamente con CGT reunió 6.000 manifestantes en toda Galicia, y UGT con sólo 1.200 y algunas caravanas de coches en varias ciudades.

Otras provincias

Comisiones Obreras y UGT celebraron por separado en Mieres y Gijón, respectivamente, la festividad del Primero de Mayo con sendas manifestaciones en las que participaron unas 10.000 personas en cada una de las dos localidades asturianas.

Federica Montseni participó ayer en Málaga en un mitin organizado por la CNT con motivo del Primero de Mayo, juntamente con Juan Luis González, secretario general de Andalucía; José Luis García Rúa, de la regional andaluza, y Luis Andrés Edo

Más de 10.000 personas participaron en la manifestación de Granada, convocada por Comisiones Obreras y UGT.

El único incidente de importancia se produjo una vez terminado el acto, cuando miembros del Cuerpo General de Policía detuvieron violentamente a tres manifestantes que portaban una bandera republicana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 1980

Más información

  • Los incidentes, que originaron varios heridos y detenciones, se produjeron al margen de las manifestaciones