Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cenetistas provocaron a la fuerza pública

Seis heridos y tres detenidos es el balance de los enfrentamientos con la fuerza pública protagonizados ayer por varios grupos de personas, al termino de la manifestación autorizada a la CNT en Madrid para la conmemoración del Primero de Mayo, El Gobierno ha sancionado a todos ellos con multas de 50.000 pesetas.La manifestación cenetista, que se inició a las 11.30 en la zona de Valdeacederas y transcurrió a lo largo de la calle de Bravo Murillo hasta la glorieta de Cuatro Caminos, estuvo integrada por unas 2.000 personas y concluyó después de la 1.30 del mediodía. Contingentes de fuerzas antidisturbios que se encontraban estacionadas en zonas próximas al itinerario de la marcha, pero en ningún caso a la vista de los manifestantes, permanecieron sin intervenir hasta el final de la misma, pese a que ésta se caracterizó por una continua provocación a las Fuerzas de Orden Público. Los gritos de «¡Policía asesina! » fueron continuos, y estuvieron acompañados de vivas a ETA, «Caso Scala, libertad o quemamos la ciudad», «Servicio militar, estafa popular», «Ni Estado ni patrón, revolución» y «Blas Piñar, te vamos a ejecutar», entre otros.

Pese a la prudencia de las fuerzas de orden, la normalidad fue muy relativa a lo largo del recorrido. A la altura de la calle de García-Cea se produjo un incidente en un bar, en el que resultó rota una luna de la entrada, cuando algunos de los manifestantes creyeron reconocer a un policía. La intervención de algunos cenetistas y de los camareros impidió que el incidente tuviera mayores consecuencias. Poco después, a la altura de la calle de Huesca, hubo una pequeña sentada frente a una iglesia y se profirieron diversos gritos ofensivos hacia la misma. En la zona de Francos Rodríguez hubo carreras tras unos jóvenes que no quisieron mostrar lo que llevaban dentro de unas bolsas de plástico, y en la glorieta de Cuatro Caminos se quemó una pancarta de Fuerza Nacional. .

En distintas pancartas se rechazaba el Estatuto de los Trabajadores, se reclamaba el patrimonio sindical y se exigían medidas contra el desempleo. Terminada la manifestación, algunos grupos intentaron cortar el tráfico en la zona y tuvo que intervenir finalmente la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 1980