Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Catástrofe aérea en Canarias

Los tres mayores accidentes de la aviación en España se produjeron en Los Rodeos

Las tres principales catástrofes aéreas en España han tenido por escenario el archipiélago canario, y en todas ellas participaron aviones que aterrizaban o despegaban de aeropuerto de Los Rodeos. Su peligrosidad aconsejó la construcción de un nuevo aeropuerto, que funciona desde noviembre de 1978, en el sur de la isla de Tenerife, con el nombre de Reina Sofía. Sin embargo, Los Rodeos viene utilizándose para aviones en vuelo charter, uno de los cuales es el que se estrelló ayer.El 27 de marzo de 1977 ocurría en el aeropuerto de Los Rodeos la mayor catástrofe de la historia de la aviación civil: dos jumbos Boeing 747 de las compañías KLM (holandesa) y Pan Am (norteamericana) colisionaron en la pista de despegue del aeropuerto tinerfeño. Tres años después, el número definitivo de muertos quedó establecido en 585 -en el momento mismo del accidente murieron 560 personas- y las cantidades a desembolsar por las compañías aseguradoras ascendieron a 22.000 millones de pesetas. Se trata, por tanto, del accidente más caro del transporte civil, además del más trágico.

El aeropuerto de Los Rodeos ocupaba en el momento del desastre el sexto lugar en España por número de pasajeros -en 1975 había recibido casi medio millón de viajeros- y, sin embargo, se trataba de un aeropuerto peligroso, según los expertos, a causa de su emplazamiento inadecuado y de sus habituales problemas meteorológicos. De hecho, este accidente era el sexto importante en Los Rodeos desde 1965; los cinco anteriores se habían cobrado 251 víctimas.

En cuanto a las causas reales de la catástrofe, se produjeron tres informes sucesivos por parte de los países afectados. El primero de ellos, realizado por expertos norteamericanos, estableció claramente que las cintas magnetofónicas de la torre de control no contenían permiso para despegar. El informe técnico de la comisión investigadora españolase establecía que el accidente se había producido por haber despegado sin autorización el comandante del Boeing 747 de la KLM.

Aunque Holanda criticó duramente el informe español acusándole de parcialidad, y explicó el accidente por un fallo del sistema de radiocomunicación, e incluso señaló la posibilidad de que el controlador aéreo se hubiera separado de la terminología habitual en el momento del despegue, lo cierto es que en agosto de 1979 el Tribunal de Aviación Civil de Holanda declaró que la causa del accidente fue un mal entendido entre el piloto del aparato de la KLM y el controlador, e informó asimismo que la tripulación de la compañía holandesa no recibió autorización de la torre de control para iniciar el despegue.

En este caso existe también un cúmulo de circunstancias desgraciadas que sin duda coadyuvaron al triste final, como son la mala visibilidad reinante, el inoportuno silbido que se interfirió en el momento clave y la superposición de los diálogos de los dos aparatos con la torre de control.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 1980