Gente

Si Markus Buchi

no es un impostor, será un hombre rico inmediatamente, porque tiene en sus manos una fortuna potencial: un cuadro que él asegura que es de Tiziano y una serie de obras de joyería cuyos autores son, siempre según su estimación, Cézanne y Degas. No le faltan conocimientos para adivinar los autores de las obras con las que se las entiende, porque el señor Buchi es un importante comerciante de arte de Mónaco. Ha llevado sus pertenencias fuera del principado, hasta Suiza., donde tiene la esperanza de vender el cuadro ylas joyas por una cantidad global superior a los mil millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de abril de 1980.