Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA Militar se responsabiliza de la colocación del artefacto que mató a un niño

La rama militar de ETA asegur que avisé con suficiente tiempo a la Guardia Civil de la existencia de artefacto explosivo que, dirigido contra un miembro del Cuerpo causó sin embargo la muerte a niño Jesús Peris Carballo y lesionó de gravedad a su compañero de juego Fernando García López, de la localidad guipuzcoana de Azcoitia. La Comandancia de la Guardia Civil de San Sebastián niega por el contrario haber recibido en sus cuarteles de Guipúzcoa la advertencia telefónica que ETA Militar dice haber efectuado.

La bomba que explosionó e Azcoitia el 29 de marzo había sido colocada bajo el automóvil de un Guardia Civil y quedó abandonada en la vía pública al no explotar cuando éste puso en marcha su vehículo. La rama militar de ETA indica en su comunicado que un comando de la organización trato sin éxito, de retirar el artefacto, por lo que decidieron avisar telefónicamente de su existencia al cuartel que la Guardia Civil tiene en la zona. La organización armada afirma que la persona que descolgó el teléfono en el cuartelillo contestó con un «enterados».

«Esto es en honor a la verdad dice ETA Militar, tras explicar su versión de los hechos, «el relato auténtico de los acontecimiento, cosa que hemos querido manifestar públicamente para que el pueblo trabajador vasco juzgue consecuentemente y actúe en conciencia.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de abril de 1980