Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arconada, nuevo numero uno del fútbol español

Luis Arconada se ha convertido en el número uno del fútbol español. Para muchos, sus grandes condiciones y su excelente forma son el principal motivo del éxito de la Real, aunque él prefiera hablar del éxito de todo un equipo. Ante el partido de mañana, Arconada recuerda que la Real lleva siete jornadas sin encajar un gol, y veinticinco -todas- sin perder un partido. Vio al Madrid ante el Celtic y su juego no le impresionó. Sin embargo, sí quedó preocupado por la dureza de algunos de los madridistas: «Espero que el domingo no hagan lo mismo».

Arconada vio al Madrid, contra el Celtic, por televisión, y no le gustó mucho: «El juego no fue bueno; lo único positivo que mostró el Madrid fue el espíritu de lucha. Pero lo que más me disgustó fue una tremenda dureza, sobre todo en los primeros minutos. Yo vi un par de entradas de tarjeta roja que me desagradaron mucho. Creo que esas cosas se hacen para intimidar, aprovechando el ambiente favorable, y no está bien. El jueves, en el entrenamiento, lo comentamos, y la verdad es que nos dejó algo preocupados. Espero que eso no ocurra el domingo, porque hubo entradas verdaderamente peligrosas.» Sobre las posibilidades de la Real en el partido prefiere no especular: «Es difícil saber lo que puede dar de si el Madrid ante nosotros. Pero lo que sí sé es que la Real puede dar una nota alta en cada partido. Llevamos siete jornadas sin encajar un gol. En trece salidas sólo me han marcado seis goles, cuatro de ellos de penalti. Creo que no se puede esperar que demos facilidades al Madrid.» Rechaza que la Real sea un equipo especialmente defensivo: «No más que todos. Lo que ocurre es que nos defendemos mejor.»

El éxito de la Real

Sobre el éxito de la Real, Arconada no admite que buena parte se deba a él. Para Boskov, la Real le debe cuando menos cinco o seis puntos. Pero él no lo cree así: «Un portero no es nadie si no se siente bien cubierto. La Real tiene una capacidad de juego defensivo tremenda. Mis defensas tienen excelentes condiciones para marcar al hombre y ganar casi todos los balones. Eso sólo se consigue si se tiene calidad y se goza de una excelente preparación física. Si digo esto no es por falsa modestia. Yo no soy un salvapartidos. Casi nunca he tenido un trabajo agobiante. No intervengo en exceso en casi ningún partido. Eso sí, hago lo mío y creo que lo hago bien, pero también es cierto que juego a gusto gracias a la cobertura de que disfruto. Con una defensa inferior creo que rendiría menos.»Con veinticinco años, Arconada tiene motivos para sentirse orgulloso. Sin embargo, parece sincero cuando se quita méritos: «No creo que yo sea un portero al que nadie supera en el mundo, como se llega a decir. La verdad es que ni siquiera me considero un número uno indiscutido en España; creo que soy uno de los mejores, pero hay varios muy buenos, tan buenos como yo. Ahora atravieso una excelente racha y me beneficio de la buena marcha del equipo.»

Se ha dicho hasta la saciedad, pero lo cierto es que admira la capacidad de la Real para producir porteros. En época relativamente reciente, la Real ha traspasado a Zubiarrain -retirado prematuramente por una lesión- al Atlético; Esnaola, al Betis; Artola, al Barcelona, y Urruti, al Español. Y después de todo eso tiene en su marco al portero de la selección; uno de los traspasados, Urruti, es el segundo portero de dicha selección, y Artola y Esnaola juegan con éxito en sus clubes. Arconada lo explica así: «Para ser portero hace falta rapidez de movimientos y valentía. Lo demás se puede o debe aprender. La Real tiene la suerte de contar con un entrenador en el Sanse, Expósito, que sabe como nadie formar un portero. Lleva muchos años, y todos esos porteros que la Real ha traspasado han pasado por él. Si tienes condiciones, él te saca. Ese es el secreto. Yo creo que no estaría donde estoy si no hubiera recibido de él las enseñanzas que recibí.»

Sin prima por el título

Prueba de que en la Real nadie esperaba ni remotamente el título es que al comienzo de la temporada no se concertó prima por ganar el título. La Real estableció un sistema de primas especial: los jugadores recibirían una cantidad adicional por cada jornada que llevaran tres o más positivos. Si se estableció ese nivel de tres positivos fue porque se pensaba que eso era lo que se necesitaría para clasificarse para la Copa de la UEFA, modesta mira de la Real cuando empezó la Liga. Las previsiones han sido superadas, hasta el punto de que el club se ve en serios problemas para ganar las primas. Desde la sexta jornada, los jugadores de la Real están cobrando esa cantidad adicional por positivos. Ahora mismo tienen catorce. Se comprende que el club tenga problemas para encontrar ese dinero, máxime habida cuenta de que el campo de Atocha es pequeño y que la excelente marcha de la Real no ha podido aumentar mucho la asistencia de aficionados al campo. La Real no podía esperar que el éxito, deportivo viniera acompañado de problemas económicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de marzo de 1980

Más información

  • "Me preocupó la dureza del Madrid ante el Celtic"