Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los judíos norteamericanos, contra la política de Carter en Oriente Próximo

Los judíos norteamericanos se han lanzado a una «campaña de esclarecimiento» contra la política de Washington en Oriente Próximo. La movilización de los líderes israelíes en Estados Unidos sigue al voto del Gobierno Carter en las Naciones Unidas contra la política de asentamientos judíos en territorios ocupados.Los dirigentes de la comunidad judía norteamericana rechazan la tesis oficial de la Casa Blanca, que presenta como un «error» el voto de la delegación norteamericana. El secretario de Estado, Cyrus Vance, asumió el martes toda la responsabilidad por lo que se explica como «un fallo de comunicaciones».en la transmisión de órdenes al embajador norteamericano en la ONU, Donald McHenry.

El Gobierno de Estados Unidos hizo extensiva su condena de los asentamientos judíos al sector este de Jerusalén y sus barrios edificados después de la guerra de 1967. Numerosos gobiernos occidentales hicieron llegar ayer a Washington su sorpresa por el aparente cambio de política de la Administración Carter respecto a Israel.

Las excusas del propio Carter, el «error diplomático» que reconoce el Departamento de Estado, no han impedido que el presidente del congreso judío-americano, Howard Squadron declarase ayer al Washington Post que «no, estamos satisfechos con el mea culpa admitido por la Administración». El periódico The New York Times se unió ayer a las críticas contra el Gobierno. El Gobierno británico calificó de «horror» la votación de la delegación norteamericana en las Naciones Unidas.

De otra parte, el Ministerio israelí de Asuntos Exteriores ha dado instrucciones a sus embajadores en Europa para que adviertan a los Gobiernos que ya se han pronunciado a favor de la autodeterminación de los palestinos, que ello «contradice los acuerdos de Camp David» de 1978, que, según Israel, suponen un compromiso con Estados Unidos y Egipto para negociar un régimen de autonomía para 1.250.000 palestinos de Cisjordania y Gaza.

El jefe de la oposición laborista en Jerusalén, Simón Peres, se ha unido a los ataques contra el voto norteamericano, que, en su opinión, «atenta contra las actuales negociaciones entre Washington, El Cairo y los propios israelíes».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 1980