_
_
_
_

Personas relacionadas con centros de Vallecas pudieron denunciar a Yolanda González

La pista seguida por los dos miembros de Fuerza Nueva acusados del asesinato de Yolanda González, para llegar hasta la muchacha -a quien consideraban como enlace de ETA en Madrid-, pudo partir de personas relacionadas con el centro profesional de Vallecas, donde cursaba estudios de electrónica. Otras fuentes, sin embargo, señalan que Yolanda González llevaba casi un mes sin acudir a clases -no se presentó a las evaluaciones realizadas a últimos de enero- y que, debido a su intensa actividad como miembro de la coordinadora de enseñanza media y formación profesional, frecuentaba asiduamente otros centros similares, como el Tirso de Molina, en Vallecas, también, el Luis Mitjáns y el situado en la Ronda de Valencia.

Asimismo, fuentes del centro donde estudiaba informaron que, en caso que existan alumnos relacionados con la extrema derecha, su actividad no es conocida públicamente, y desmienten que se produjeran enfrentamientos entre ellos y Yolanda en alguna ocasión.La posible conexión de Emilio Hellín, por lo menos en tiempos pasados, con los servicáps de inteligencia de Presidencia del Gobierno antes de su disolución parece confirmarse. Emilio Hellín no figura empadronado en Madrid, a pesar de vivir en esta ciudad desde hace más de once años, donde tiene domiciliado el Instituto de Estudios de Electrónica, donde impartió enseñanza y trabajó en el ramo del que es profesional.

Según ha podido constatar este periódico, su domicilio particular es próximo a la zona de Legazpi, pero ni siquiera existe el inmueble al que corresponde la dirección de alguno de sus documentos personales. Por otra parte, disponía de diferentes documentos acreditativos de su identidad falsos, típicos de los utilizados por los agentes de los servicios especiales.

En cuanto a la participación en el crimen del segundo detenido, Ignacio Abad, uno de sus vecinos comentó que sus padres se encuentran «destrozados» por el hecho, y que ellos mismos quedaron muy sorprendidos por la noticia.

Al parecer, Emilio Hellín era un auténtico «superdotado de la electrónica», al decir de personas expertas que lo han conocido de cerca, pero «capaz de cometer grandes errores como persona, como, por ejemplo, haber ido a la casa de Yolanda en su propio vehículo», según criterios policiales.

En cuanto a los otros dos acompañantes de los presuntos autores materiales del crimen, identificados por la policía, y uno de éstos también como miembro de Fuerza Nueva, sigue sin conocerse su paradero.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, el diario Ya señala que el guardia civil relacionado con las actividades de Emilio Hellín y su presunta vinculación al Batallón Vasco Español es un hermano del propio Hellín, sin que el periódico haya podido determinar el destino de dicho agente de la Benemérita.

El mismo diario añade que el policía nacional arrepentido de su relación con los ultraderechistas ahora detenidos por su presunta implicación en asesinato «se encuentra protegido en las dependencias del acuartelamiento de la comisaría de Chamberí, en la calle de Rafael CaIvo, donde estaba destinado, a la espera de lo que decida sobre él la autoridad judicial».

Añade Ya que la esposa de este policía nacional se ha trasladado fuera de Madrid, en evitación de que pueda adoptarse alguna represalia contra ella como forma de venganza.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_