Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Negativa al circuito de Montjuich

La posible remodelación del circuito urbano enclavado en el parque barcelonés de Montjuich parece haber sido totalmente desestimada por el Ayuntamiento de la Ciudad Condal. Las posibles molestias a los vecinos de aquella zona de la ciudad, y la reforma del camino hacia el cementerio allí enclavado, parecen ser cuestiones decisivas para la negativa del Ayuntamiento.La idea propuesta a la consideración del alcalde por los organizadores de Las 24 Horas de Montjuich, única carrera que sigue disputándose en el parque catalán, era variar el trazado, manteniendo del clásico sólo la recta superior que pasa por delante del viejo estadio. A partir de ahí, el trazado abandonaría en parte las instalaciones del recinto del parque, para ascender hacia el cementerio, completando un recorrido variable -en función de los distintos trazados alternativos propuestos a la aprobación del Ayuntamiento- de una longitud total de algo más de tres kilómetros.

De llevarse a cabo, quedaría un trazado casi permanente, que serviría también para albergar al recinto de pruebas de exámenes de conducir. Además, el trastorno de tráfico que acarrea el cierre del parque durante la celebración de pruebas deportivas de esta envergadura -máxime en una de veinticuatro horas- sería muy inferior. Y como dato favorable, quedaría el hecho de seguir contando con un circuito dentro de la propia ciudad, con todas las ventajas de desplazamiento que ello supone y que, en la actualidad, disfrutan los espectadores de la clásica carrera motociclista de las Veinticuatro Horas, que acuden a millares en Metro.

Sin embargo, la Corporación barcelonesa ha desestimado la propuesta, aduciendo molestias para los vecinos de la zona. Ello, evidentemente, pone en serio peligro la posible continuidad del actual trazado, que produce aún más molestias que el alternativo. De ahí que, de cara a futuras ediciones de las Veinticuatro Horas de Montjuich, la viabilidad de la celebración de la clásica carrera en el parque barcelonés esté en el aire.

Si el Ayuntamiento de Barcelona desestima la fácil y barata creación de un circuito semipermanente para la práctica de actividades deportivas del motor -tan huérfano este país de ellos, pues sólo hay dos, mientras en países como Francia o Italia hay más de una docena, dotados, además, de modernas normas de seguridad, y prefiere mantener, siquiera provisionalmente, una pista como la actual del parque de Montjuich-, no sería de extrañar que, en fecha no demasiado lejana, la clásica carrera catalana pase a disputarse en el circuito madrileño del Jarama, que posee todos los elementos básicos que lo homologan como uno de los más seguros del mundo.

De esa forma, la negativa del Ayuntamiento barcelonés no sólo causará un serio perjuicio para el deporte de este país, sino que, al mismo tiempo, hará perder a los aficionados de Barcelona un espectáculo deportivo de la magnitud de las Veinticuatro Horas de Monljuich, ya clásico en su calendario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de febrero de 1980