Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Vamos a peor

Lo tradicional era quejarse de la falta de partidos para preparar a la selección nacional. Kubala, que dispone de los jugadores como nunca jamás hubiera soñado otro seleccionador, ha demostrado que con él, a más entrenamientos y más partidos, tenemos peor fútbol y peores resultados.El fracaso de Málaga era de esperar, a la vista de los antecedentes, penales, de los encuentros ante Portugal, Dinamarca y Chipre. Lo de Holanda absurdamente se consideró como un éxito, cuando fue una pura anécdota. Los holandeses, que vinieron molestos a Vigo, tras el apagón optaron por retirarse y cuando al fin salieron de nuevo al campo fue a cumplir un mero trámite. Ganarle a Holanda con aquel terreno de juego no podía ser valorable. No fue un test; no fue nada.

La selección española únicamente trata de resolver las cosas por la fuerza, mientras la tiene. Cuando, tras los minutos potables, no encuentra la solución, se encuentra sin ideas de ningún tipo. Y esto no es nuevo. Ya son muchos los encuentros de los que se puede decir lo mismo.

A Kubala siguen sin gustarle losiugadores de chispa genial en el centro del campo. Los mejores cerebros de los últimos diez años, con él, han jugado cuatro ratos. Frente a los alemanes se notó la falta de un hombre capaz de pensar sobre la marcha. A Kubala le gustan los corredores de fondo y encima no les sustituye, como en el caso de Asensi, cuando se encuentran ahogados. Ya nos explicará para cuándo aguarda la probatura formal de López Ufarte. Por ejemplo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS