Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATALUÑA

Veintidós millones de indemnización a un automovilista lesionado

Una sentencia de los juzgados de Tarragona, que condena al pago de una indemnización de veintidós millones de pesetas a la víctima de un accidente de circulación, ha establecido un caso sin precedentes en el ramo de seguros de accidentes de automóvil.La sentencia, contra la que fue presentado y desestimado recurso, fue dictada por el Juzgado de Instrucción número 1 de Tarragona, en relación a un accidente de circulación registrado el día 20 de septiembre de 1977 en la carretera N-420, de Reus a Tarragona.

El accidente se produjo cuando el conductor de un automóvil trató de adelantar a otro vehículo, sin advertir que, a su vez, era adelantado por otro turismo. Hubo algunas colisiones laterales, a consecuencia de las cuales el turismo que iba a ser adelantado se precipitó por un terraplén.

El citado vehículo quedó totalmente destrozado, y su ocupante, un abogado tarraconense de 39 años, resultó con lesiones que determinaron la fractura de la quinta vértebra dorsal. El herido fue dado de alta a los 228 días y quedó con parálisis total de la mayor parte del tronco y de la totalidad de los miembros inferiores. La consecuencia fue una invalidez permanente, que le obliga a permanecer siempre en silla de ruedas y necesitar el auxilio de otra persona para cualquier actividad.

La sentencia, refrendada al ser rechazado el recurso, condena al acusado a pagar la cantidad de 190.000 pesetas por los daños sufridos en el vehículo; 228.000 pesetas por los días de baja; 1.487.554 pesetas por los gastos médico-farmacéuticos, y veinte millones de pesetas por las secuelas.

El conductor es considerado responsable de un delito de imprudencia simple con resultado de lesiones graves. Asimismo, es condenado a la pena de dos meses de arresto mayor y a la privación, durante seis meses, del permiso para conducir vehículos de motor.

La compañía con la que el condenado tenía suscrita póliza de seguro, Comercial Unión, y que debe hacer frente al pago de tan importante cantidad, indicó que, aunque la situación actual de la víctima no puede pagarse con ninguna cantidad, «estamos ante una sentencia increíble en relación a los niveles de primas y el déficit del sector».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 1980