Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GALICIA

Próxima construcción de un gran hospital en Burela, en la costa lucense

En los próximos meses, en cualquier caso antes del verano, van a ser iniciadas las obras para la construcción del Hospital de la Costa, que será emplazado en Burela, y que viene a satisfacer una vieja aspiración sanitaria de la provincia de Lugo- en donde sólo existe una plaza hospitalaria por cada 282 habitantes, un médico por cada 943 y un ATS por cada 890-. El centro atenderá las necesidades de una amplia zona de la costa lucense, en donde ahora la asistencia sanitaria presenta enormes deficiencias, llegando incluso a tener matices catastróficos.

Estas deficiencias se han agravado con el vertiginoso crecimiento industrial, a raíz de la instalación de la factoría de Alúmina-Aluminio en San Ciprián. Los centros sanitarios de la capital, a donde deben ser trasladados los enfermos y heridos, distan más de cien kilómetros de algunos lugares costeros, por lo que necesitan casi tres horas -teniendo en cuenta el estado de las vías de comunicación- para realizar el traslado. Igual cantidad de tiempo se invierte en llegar a La Coruña, cuyos centros hospitalarios también están dando acogida a esta población.El Hospital de la Costa, cuya construcción y ubicación han resultado altamente polémicas, atenderá las necesidades de una amplia zona, que abarca dieciséis municipios, con una población que sobrepasa los 120.000 habitantes. Para la iniciación de las obras, el Estado ha realizado una primera aportación de 75 millones de pesetas, de los 456 millones a los que se eleva el costo total.

El anteproyecto comprende un centro hospitalario de doscientas camas. Los módulos, cinco en principio, se levantarán sobre una extensión de 40.000 metros cuadrados, que han sido sufragados en su totalidad por el municipio de Cervo, precisamente donde va a estar asentado. Se tiene previsto que cuente con servicios de urgencia, radiología, tocoginecología, pediatría, unidad hospitalaria de enfermos psíquicos agudos, infecciosos, medicina interna, cirugía, traumatología, rehabilitación y consultas externas, entre otros.

Cuando las necesidades lo requieran, el centro podrá ser ampliado fácilmente por módulos. El personal que atienda los servicios del Hospital de la Costa será contratado y dependerá de la mancomunidad de municipios, que ha sido la promotora de la obra, aunque sus gestiones estén recibiendo la crítica y el rechazo de diversas asociaciones y entidades. La Asociación de Vecinos de Vivero ha hecho público un comunicado a este respecto, señalando que esta mancomunidad «no es cauce adecuado para la gestión, ni ha demostrado capacidad para ello». A la vez que, tras dudar del éxito que se pueda obtener con el concierto establecido con la Seguridad Social, dice creer que el Hospital de la Costa debe de depender exclusivamente del Insalud.

Plan para el tráfico en Vigo

Cien millones de pesetas costará poner en práctica un plan regulador de tráfico para Vigo, cuyo estudio, según informa nuestro corresponsal, Antonio Ojea, había sido confeccionado hace más de dos años por una empresa catalana, por encargo de la administración del anterior alcalde, Joaquín García Picher.Durante ese tiempo, el estudio estuvo congelado en las dependencías municipales y ahora ha sido desenterrado por la nueva Corporación, contando con que la puesta en vigor de las ordenanzas fiscales recientemente modificadas podrá facilitar la consecución de los créditos necesarios para realizar ésta y otras obras en él municipio. Hay que tener en cuenta que el déficit acumulado solamente en el primer semestre de 1979, en el Ayuntamiento de Vigo, es del orden de noventa millones de pesetas.

El plan general de tráfico de Vigo lleva más de quince años sin ser revisado, mientras el parque automovilístico ha crecido de tal modo en la ciudad, que la circulación se hace poco menos que imposible por el casco urbano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 1980