Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gente

Bela Lugosi

le dejó a su herederos la fama del apellido y unos royalties por su genial interpretación del personaje de Drácula; pero su herencia no se ha podido prolongar tanto como ellos hubieran deseado. Los derechos de explotación del personaje creado por el actor norteamericano, muerto en 1956, no irán a parar únicamente a manos de sus herederos: las tres cuartas partes de esos derechos revertirán a favor de la Universal Pictures, la empresa cinematográfica que en 1930 contrató al señor Lugosi para hacer aquel papel. Esta sentencia anula una del tribunal de Los Angeles, que era mucho más generosa con la viuda y el hijo sobre los beneficios obtenidos de la explotación, desde 1960, de la figura cinematográfica del célebre vampiro de Transilvania.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de diciembre de 1979