Los restos de Pau Casals reposan ya en Cataluña

Los restos mortales del famoso músico catalán Pau Casals se encuentran desde ayer en Barcelona, adonde llegaron por vía aérea procedentes de San Juan de Puerto Rico. El féretro que contenía los restos fue instalado en el salón de San Jorge del palacio de la Generalidad. A las siete de la tarde tuvo lugar la recepción oficial de los restos y posteriormente se permitió que, por espacio de dos horas, el público pudiera desfilar ante el túmulo mortuorio, a modo de homenaje póstumo. Hoy, sábado, los restos de Pau Casals serán trasladados a la abadía de Montserrat, desde donde, tras una ceremonia religiosa, continuarán viaje hasta el pequeño pueblo tarraconense de El Vendrell su villa natal, en donde Pau Casals será enterrado definitivamente.

Los restos de Pau Casals llegaron al aeropuerto barcelonés de El Prat poco después de las tres de la tarde, con un adelanto sobre el programa oficial de casi media hora. Esperaban la llegada del féretro el ministro de Cultura, Manuel Clavero; el gobernador civil de Barcelona, José María Belloch; el alcalde de la ciudad, Narcis Serra, y el consejero de Cultura de la Generalidad, Pere Pí Sunyer, así como una representación del Ayuntamiento de El Prat. La orquesta Ciudad de Barcelona interpretó, en la pista del aeropuerto, la sardana de Pau Casals Sant Marti del Canigó, mientras que el recibimiento de los restos por parte de escolares del Prat de Llobregat hubo de ser suspendido debido al adelanto del horario.El féretro de Pau Casals fue trasladado al palacio de la Generalidad en un coche del servicio municipal de pompas fúnebres escoltado por motoristas de la guardia urbana de Barcelona. Una vez en el citado palacio quedó instalado en un túmulo en el salón de San Jorge.

En el acto de recepción oficial de los restos de Casals participaron el ministro de Cultura, Manuel Clavero Arévalo; el presidente Tarradellas; Marta Montáñez, viuda de Pau Casals; la señora Silvia Forhman, que representaba al secretario general de la ONU, Kurt Waldheim; el embajador de Francia en España, Emmanuel Jacquin de la Margerie; Artur Conte, ex ministro de la V República francesa y enviado especial del presidente Giscard d'Estaing, y miembros de la Fundación Pau Casals.

Pau Casals falleció en su exilio de Puerto Rico el 22 de octubre de 1973, a la edad de 97 años. A su labor musical como compositor, director de orquesta y violoncelista hay que sumar su profunda catalanidad, no obstante haber rechazado siempre participar en la política. A este respecto, hay que destacar que declinó la oferta de presentar su candidatura a las elecciones para cubrir la presidencia de la Generalidad en el exilio en 1954, año en que fue elegido el señor Tarradellas para este cargo. En 1920 fundó en Barcelona la orquesta Pau Casals, financiada por él mismo, y cuya actividad fue continuada hasta 1939. En 1926 fundó, asimismo, la Asociación Obrera de Conciertos, entidad dedicada a promocionar la música clásica entre la clase trabajadora y que también quedó disuelta en 1939.

Exiliado en Prades, una pequeña localidad de la Cataluña francesa, fundó los festivales de Prades (1950-1966) y el Festival Casals de Puerto Rico (1957). El 24 de octubre de 1971 estrenó en la sede de las Naciones Unidas su composición Himno a la paz, himno oficial de la ONU, compuesto sobre un texto del poeta inglés W. H. Auden.

Entre sus composiciones destacan el oratorio de El pessebre, sobre un texto de Joan Alavedra, y la adaptación para violoncelo de la composición popular catalana El cant dels Ocells. Se le considera el restaurador en el repertorio de concierto de las obras de J. S. Bach.

Despedida en Puerto Rico

Puerto Rico, donde Pau Casals pasó los dieciocho últimos años de su vida, dedicó un gran homenaje de despedida a los restos del que fuera maestro insuperable del violoncelo. Participaron en este adiós puertorriqueño a Casals líderes de la política, de las artes y de la cultura. El homenaje póstumo se celebró en la catedral de San Juan. La orquesta sinfónica de Puerto Rico interpretó las composiciones favoritas de Casals. «Esta es la última vez que se tocará El canto de los pájaros en el exilio», dijo Marta Casals, viuda del compositor. «El mayor mensaje del Maestro fue el ser fiel a su propia conciencia y, aunque nos hablaba muy poco de su exilio, su alma siempre cantaba a Cataluña con su Canto de los pájaros.»En el mismo acto, el gobernador de Puerto Rico, Carlos Romero, dijo que «la vuelta de los restos de Casals a España es un acto de reconocimiento simbólico a la nueva España democrática».

(Discografía de Pau Casals en la página 6 del suplemento Artes, que se publica en este mismo número.)

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de noviembre de 1979.