_
_
_
_

La FIFA no permitirá a Felman jugar en la selección española

La FIFA considera internacional a cualquier jugador que haya actuado en algún encuentro representativo de su país de origen, sea oficial o amistoso y sea cual sea la categoría a que corresponda. El secretario general de la FIFA, doctor Helmut Kaser, confirmó a EL PAÍS que, caso de confirmarse que Felman ha jugado un partido amistoso con la selección argentina, no puede jugar nunca con la española. Ello supone que el Valencia tendría ahora tres jugadores no válidos para la selección española -Bonhof, Kempes y el propio Felman-, y que, en consecuencia, debe prescindir de uno de ellos.

El pasado domingo, el diario As publicaba en su última página lo que puede ser considerado como una prueba irrefutable de la internacionalidad de Felman: una fotocopia de una página del anuario de la Asociación de Fútbol Argentino -AFA-, en la que figuraban las alineaciones del partido amistoso Argentina-Hungría, disputado el pasado 27 de febrero de 1977, en el estadio de Boca Juniors. En dicha alineación figuraba Felman como sustituto de Houseman. El partido fue arbitrado por el colegiado internacional uruguayo Barreto; por Argentina y Hungría jugaron hombres que estuvieron, en su casi totalidad, presentes en el Mundial de Argentina.La AFA, que en su día expidió un certificado en el que garantizaba que Felman no había sido internacional nunca en aquel país -lo que sirvió al Valencia para inscribirlo en el presente campeonato español junto con los no internacionalizables Kempes y Bonhof-, justifica tal certificado con la explicación de que por ser el partido amistoso no lo considera oficial.

EL PAÍS se puso ayer en contacto con el secretario de la FIFA, doctor Helmut Kaser, y con el director de prensa del mismo organismo, y ambos fueron tajantes al respecto: «La FIFA dispone que cualquier jugador que cambie de nacionalidad, pero que haya jugado en algún equipo representativo de su país de origen, en cualquiera de las categorías, no puede jugar en ninguna selección en su segundo país.» Aunque ambos manifestaron que en las oficinas de la FIFA en Zurich no constan los nombres de los internacionales de los países afiliados, respondieron que, en caso de que Kubala alinease a Felman con la selección española y la federación rival impugnase dicha alineación, la FIFA abriría investigación: «Si confirmáramos que Felman ha jugado ese partido contra Hungría a que usted se refiere, la impugnación prosperaría; no importa el carácter amistoso del partido. Si Felman jugó aquel encuentro, no podrá jugar nunca con la selección española. »

Felman, por tanto, no es «Internacionalizable». Es a la FlFA, y no a la AFA, a quien debe consultar al respecto la Federación Española. Este último orgamismo acordó que, a partir de esta temporada, no podrían jugar en cada club más que dos hombres no aptos para la selección española. Pero es la FIFA, y no la AFA, quien debe decir si Felman es válido o no para la selección; es la FIFA, y no la AFA, quien puede sancionar a España si Kubala alinea a Felman en un partido internacional. Sin embargo, a las seis de la tarde de ayer, la Federación Española no había hecho aún ninguna consulta al respecto a la FIFA. La Federación Española ha enviado telegramas a la AFA pidiéndole aclaración sobre el caso Felman. Es de esperar que la AFA se ratifique en su criterio de no considerarle internacional, dado el carácter amistoso del partido.

Caso difícil

Se presenta, pues, un nuevo y difícil caso, gracias a la investigación iniciada por el diario As. ¿Podrá el Valencia seguir alineando a Felman? En buena lógica, puede hacerlo mientras la Federación Española no se dé por enterada de su internacionalidad. ¿Pueden los rivales del Valencia impugnar los partidos contra este equipo? En buena lógica, pueden, ya que existen indicios de que en la plantilla del Valencia hay tres jugadores no aptos para la selección: Bonhof, Kempes y Felman. ¿Qué hará la Federación? El hecho de haberse dirigido a la AFA y no a la FIFA parece hablar de poco interés por resolver el tema de una forma tajante.

Respecto a los partidos jugados hasta ahora por el Valencia, no hay cuestión, pues el reglamento de competiciones establece que las impugnaciones a los partidos deben hacerse dentro de las 48 horas siguientes al partido. Por tanto, ya no hay posibilidad de impugnar. Pero, ¿qué pasará con futuras impugnaciones? No hace mucho, cuando el enorme follón de los falsos oriundos, la Federación Española desarrolló una importante habilidad para volver la espalda a la realidad, esconder recursos en lo más profundo de los cajones, perder telegramas y convertir ruedas de prensa en ruedas de molino. Evidentemente, el caso que se presenta es difícil. Veremos si la Fedecación recurre de nuevo a la táctica del despiste de aquellos días o si intenta resolver el problema.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_