Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La improvisación, "estrategia" española para los Juegos Olímpicos de Moscú

Diez medallas olímpicas lleva conquistadas el deporte español. A menos de nueve meses de la 22ª Edición de los Juegos, no se vislumbra posibilidad de poder aumentar la cifra en Moscú, simplemente porque algunas federaciones no tienen aún esbozado el plan de preparación olímpica. La Universiada y los Juegos Mediterráneos mostraron de alguna manera la carencia de planificación. En los Juegos Olímpicos ocurrirá lo mismo. Ni siquiera las federaciones que ya tienen adquirido el compromiso de una participación destacada en función de haber subido al podium parecen dispuestos a enterrar la improvisación, si bien hay excepciones. De lo que hacen o van a hacer estas federaciones informa

Fútbol, hípica, vela, tiro olímpico, hockey sobre hierba, esquí, boxeo y piragüismo son los deportes en los que España ha logrado una medalla olímpica. De oro sólo hay dos: la del equipo español de hípica, en 1928, y la del esquiador Francisco Fernández Ochoa, en 1972. Las federaciones de hípica y vela son, además, las únicas que pueden presumir de dos medallas.En otros deportes, tiro con arco, tenis y ciclismo, se llegaron a recibir medallas, pero no se pueden contabilizar a la hora de los éxitos. Santiago Pidal, marqués de Villaverde, fue medalla de plata en los Juegos de 1900, en París, dentro de la especialidad de Game Shooting que no era olímpica por aquel entonces. Igual pasó con Santana, que en 1968 -México- alcanzó la medalla de oro en tenis, deporte que se consideró como de exhibición. Distinto caso fue el del ciclista Huélamo, que en 1972 -Munich- alcanzó la medalla de bronce, de la que fue desposeído más tarde por haber dado positivo en el control antidoping.

Algunas de estas medallas fueron fruto de la improvisación o de la genialidad. En los Juegos Olímpicos actuales ya no se puede ganar así. Las grandes potencias mundiales acuden con «atletas de laboratorio», con deportistas que preparan desde niños. Los españoles que irán a Moscú lo harán por su eventual buena forma, pero no porque se les haya preparado desde años atrás. Todo es falta de planificación. Los planes olímpicos que han efectuado las federaciones así lo demuestran.

Fútbol: en 1920 -Juegos Olímpicos de Amberes- nació la furia española. Allí llevó Paco Bru a Zamora, Eizaguirre, Otero, Vallana, Carrasco, Arrate, Samitier, Sancho, Bilbao, Balauste, Artola, Eguiazabal, Pagaza, Sesúmaga, Patricio, Pichichi, Acedo, Gil, Vázquez, González e Izaguirre. Se ganó a Dinamarca, Suecia e Italia y se perdió con Bélgica. La descalificación de Checoslovaquia, que perdió en la final con Bélgica, dejó vacante la medalla de plata, que disputaron España y Holanda y se ganó por 3-1.

Ahora una selección joven, integrada por jugadores promesas, intentará en Moscú repetir el éxito. Se ha pasado ya la fase previa y habrá que disputar una de clasificación contra Francia y Bélgica. De lograr la primera plaza en esta segunda fase se acudirá a los Juegos después de haber disputado una serie de partidos amistosos.

Una medalla de oro en Amsterdam

Hípica: en 1928 -Juegos Olímpicos de Amsterdam- José Navarro con Zapatero, José Alvarez con Zalamero y Julio García con Revistada totalizaron cuatro puntos en la competición por equipos; ganaron la medalla de oro Veinte años más tarde -Juegos Olímpicos de Londres-, en la misma prueba, Cruz, Navarro y Ponce de León sólo fueron superados por los jinetes mexicanos. Fue la segunda medalla para la hípica española.

El panorama para los Juegos Olímpicos de Moscú no es nada halagüeño a pesar de los precedentes que existen. Tras la desafortunada actuación en los Juegos Mediterráneos no se sabe qué hacer para mejorar resultados. La muerte de Dino, un caballo que costó cinco millones de pesetas, comprado exclusivamente para los Juegos Olímpicos, complicó además la situación. Ahora son cinco los jinetes -de Witt, duque de Aveyra, Segovia, Zambrano y Alvarez Cervera- los que se preparan sobre seis caballos con arreglo a un plan no determinado.

Vela: en 1932 -Juegos Olímpicos de Los Angeles- Santiago Amat logró la medalla de bronce en monotipo olímpico. Fue superado por el francés Lebrun y el holandés Maas, a quienes había vencido en las pruebas preliminares. En 1976 -Juegos Olímpicos de Montreal- la actuación de Amat la superaron Antonio Gorostegui y Pedro Miller, que se adjudicaron la medalla de plata en la clase 470.

Los dirigentes de la vela española quieren que continúen estas clasificaciones de privilegio y dispusieron asistir a todas las semanas preolímpicas que se celebren en Europa, y a principios de año se confeccionará el equipo olímpico para que sus componentes puedan prepararse con tranquilidad y dispongan del tiempo suficiente para la búsqueda del material que vaya mejor con sus cualidades.

Tiro olímpico: en 1952 -Juegos Olímpicos de Helsinki-, Angel León, recientemente fallecido, quedó a tres puntos del ganador de la medalla de oro y se tuvo que conformar con la de plata. Desde entonces, y pese a que se - han registrado participaciones destacadas, no se ha vuelto a repetir el éxito.

En tiro de precisión no hay plan, porque no se conoce el presupuesto que tendrán para realizarlo; hay una serie de tiradores llamados preolímpicos que simplemente reciben una ayuda económica mensual. Igual sucede en tiro al plato, aunque por el hecho de contar con dos campeones mundiales en activo, Azkue y Vallduví, más que distribuir la ayuda entre varios tiradores sin posibilidades de ser olímpicos -entre ellos se encuentra el vicepresidente nacionaldebía ajustarse a los dos citados y a pocos más que han demostrado estar en forma.

Hockey sobre hierba: en 1960 -Juegos Olímpicos de Roma-, el equipo español titular fue Coso, Colomer, Egusquinza, Calzado, Dinares, Ventalló, Macaya, Eduardo Dualde, Joaquín Dualde, Murúa y Amat. Pasó a la fase final tras empatar con Gran Bretaña y ganar a Suiza y Bélgica. En cuartos de final se derrotó a Nueva Zelanda y en la disputa por la medalla de bronce, a Gran Bretaña.

Ahora se ha acometido un vasto plan de preparación en busca de volver a destacar olímpicarnente. En breve se dará a conocer la preselección de jugadores que iniciarán entrenamientos semanales individuales, cada uno en su lugar de residencia. Del 20 de díciembre al 11 de enero se jugará un torneo en Pakistán, del 21 de febrero al 1 de marzo habrá una concentración, del 21 de marzo al 6 de abril se irá a la República Federal de Alemania para jugar en un terreno de hierba artificial, idéntico al que sejugará en Moscú, en mayo y junio habrá entrenamientos conjuntos semanales, y en julio se disputarán partidos en Holanda y la República Federal de Alemania para después realizar una concentración final antes de viajar a Moscú.

Esquí: en 1972 -Juegos Olímpicos de Sapporo-, Francisco Fernández Ochoa logró salir en unos puestos afortunados en el slalom especial. El resultado fue una medalla de oro.

El esquí alpino, en el que se ganó la medalla, comenzó su preparación olímpica recientemente con sucesivos entrenamientos físicos y prácticos sobre glaciares. Desde diciembre hasta el 30 de enero se sucederán las competiciones internacionales y al término de las mismas se dará a conocer los olímpicos para Lake Placid, ya que en febrero será cuando se disputen los Juegos para las modalidades de esquí. El plan de preparación lo acometen José Manuel, Ricardo y Francisco Fernández Ochoa, Julio y Carlos Salvadore, Pedro y Eduardo Aznar, Jorge García, Jorge Pérez y Atienza. Por lo que respecta al esquí de fondo, los diez primeros clasificados de la temporada efectuarán una concentración en Francia el próximo mes y después toriarán parte en las competiciones europeas para determinar el equipo definitivo.

Sólo cinco boxeadores

Boxeo: en 1972 -Juegos Olímpicos de Munich-, Rodríguez Cal logró la medalla de bronce. Fue el gran éxito del boxeo amateur, que difícilmente se repetirá. La falta de presupuesto ha originado que sólo sean cinco los boxeadores que se preparan para los Juegos Olímpicos de Moscú. Juárez, Jesús García, Barquín, Bernal y Gutiérrez son los hombres llamados a intentar emular a Rodríguez Cal, pero su preparación seria sólo comenzará a principios de año.

Piragüismo: en 1976 -Juegos Olímpicos de Montreal-, Menéndez, Misioné, Díaz Flor y Celorrio ganaron la medalla de plata en k-4 sobre mil metros. Además, se lograron dos cuartos puestos en otras especialidades. Ese palmarés y puestos destacados en las competiciones mundiales más importantes disputadas desde los últimos Juegos Olímpicos, obligan de alguna manera al piragüismo español a mantener el tipo en Moscú. Un intenso régimen de concentraciones y actividades llevado durante el año precedió a un descanso de los piragüistas del equipo español, que el próximo mes volverán al trabajo con concentraciones para mejorar la capacidad física. En febrero se reanudará el contacto con el agua y se intervendrá en dos regatas internacionales como preparación, porque el presupuesto no llega para más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 1979

Más información

  • Ni siquiera las federaciones que han ganado medallas olímpicas planifican a largo plazo