Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Ejemplo de honestidad

José Edison Mandarino ha sido designado capitán no jugador del equipo español de Copa Davis. Mandarino, brasileño de nacimiento, español por matrimonio -está casado con la ex campeona Mari Carmen Hernández Coronado-, ha recibido el premio a la honradez. Mandarino se ha convertido en el capitán de un equipo que en 1966 intentó sobornarle para que se dejara vencer por Joan Gisbert en Barcelona en el quinto y decisivo partido. Mandarino fue honesto y ganó el encuentro que eliminó a España.Un piso en Madrid fue el premio que le ofrecieron. Cómo intermediario se pensó en José Luis Arilla, que se casó con una sobrina de Mari Carmen Hernández Coronado. Luis Arilla fue todo un caballero y se negó a cumplir tal función.

Mandarino pasó algunas dificultades tras aquel asunto, pero al final se olvidó todo y acabó reconociéndosele el gesto deportivo. Entonces, aunque defendía a Brasil, vivía habitualmente en Madrid.

Mandarino ha sucedido a Juan Manuel Couder, al que negaron en aquella eliminatoria la posibilidad de enfrentarse a Koch en el penúltimo partido. Los responsables del equipo absurdamente prefirieron que jugara Santana, que estaba lesionado y no podía sacar por arriba. La eliminación de España permitió a Santana entrenarse a fondo para ganarle la final de Wimbledon a Ralston.

Mandarino ha cubierto una brillante labor al frente de los jóvenes participantes en la Sunshine Cup y Orange Bowl, Urpí y Avendaño. Como capitán de un equipo cada día más problemático tendrá mucho que sufrir. Más todavía que en 1966, cuando dio ejemplo de honestidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de octubre de 1979