Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carrillo invitó al PSOE a ampliar el pacto municipal al campo sindical y político

Los dos principales partidos de la izquierda, PSOE y PCE, hicieron durante el fin de semana sendas declaraciones públicas, al máximo nivel, sobre la situación política actual y la orientación de cada uno de ambos partidos. Como broche de oro a un Congreso Extraordinario que le ha devuelto a la dirección del PSOE, Felipe González no ocultó las dificultades del momento y desengañó a quienes esperen «cambios espectaculares». Puso énfasis en la importancia de la libertad para los socialistas y anunció el mantenimiento del pacto municipal con los comunistas, sin renunciar en el campo político y sindical a la hegemonía que el PSOE desea. El líder socialista daba así una respuesta anticipada a la solicitud que pocas horas más tarde, en el marco de la fiesta del PCE, hacía Santiago Carrillo a los socialistas, para que se unieran a los comunistas en la acción sindical y política.

«Somos partidarios de un bloque de acción conjunta de las fuerzas de la izquierda, pero su creación exigiría que el entendimiento establecido en los ayuntamientos fuese no sólo mantenido y sostenido, sino que se llevase también al terreno de la acción sindical y política», manifestó el secretario general del Partido Comunista de España (PCE), Santiago Carrillo, durante el discurso que pronunció el pasado domingo en la fiesta que el PCE celebró en la Casa de Campo. (Véase información sobre la fiesta comunista, en página 24.)El líder comunista condenó el terrorismo, dirigió fuertes críticas al Gobierno de Unión de Centro Democrático (UCD), especialmente a su vicepresidente económico, Fernando Abril, y defendió la permanencia de Adolfo Suárez al frente del Gabinete, para evitar su sustitución por alguna persona más derechista, El objetivo central de las palabras del señor Carrillo fue, sin embargo, la invitación a la unidad de la izquierda, concretada en el PCE y el PSOE, con motivo del Congreso Extraordinario celebrado por este último partido

Santiago Carrillo criticó la paralización del PSOE durante varios meses, para llegar a una dirección prácticamente igual a la anterior. Sin embargo, saludó con satisfacción la declaración ideológica del Partido Socialista, coincidente en muchos aspectos, según subrayó, con la del PCE. Defendió una política de entendimiento entre las fuerzas de la izquierda, porque la falta de coherencia de estas fuerzas ha contribuido a la desconfianza que actualmente padece el pueblo español.

«No tratamos de hacer una causa común en la izquierda para ir al Gobierno», señaló el señor Carrillo, «pero sí de establecer una estrategia para ir contra el paro y ayudar a la agricultura y a la pequeña y mediana empresa, y para que la inversión pública dé empleo a miles de trabajadores. Una estrategia que no espere a más adelante.» Refiriéndose sin duda a las declaraciones de varios altos mandos militares, añadió: «Las manifestaciones hechas la semana pasada demuestran que estamos ante una situación lo suficientemente crítica como para dar ese paso».

Dirigiéndose a los socialistas, el secretario general del PCE dijo: «Que no se preocupen porque sean el partido mayoritario de la izquierda y nosotros tengamos menos votos. Lo importante es que comprendan que nos necesitan, y nosotros, que les necesitamos a ellos. Que el pueblo comprenda que socialistas y comunistas se entienden y luchan juntos por la democracia.» Abundando en la misma idea, aseguró que el día en que el PCE y el PSOE hicieron los pactos municipales, la crisis de confianza se desvaneció en buena parte de españoles. «Es importante», remachó, «que el pueblo vea a socialistas y comunistas unidos por encima de sus intereses de partido.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 1979

Más información

  • El secretario general del PCE predicó la acción conjunta de la izquierda