Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Juegos Mediterráneos

El piragüismo, acaparador de medallas en una buena jornada

Italia fue la muralla más importante ayer para España, al dominar, claramente la jornada de natación y saltos, en la que sólo López Zubero en 100 libres, Camacho en trampolín y el relevo femenino de 4 X 100, lograron la plata. El empate a uno en hockey ante los trasalpinos complica aún más el oro previsto. Con el buen comienzo de vela y sólo el triunfo esperado del K-4 en piragüismo, destacó la medalla de oro de Santiago Morales en la categoría de los 100 kilos de lucha libre.López Zubero no pudo con Guarducci, que ya pasó en cabeza con 24-26 en el viraje de los cincuenta metros y terminó en 51-58. Mejoró así los 51-68 de la Universiada de México, pero quedó por debajo de sus 51-45 de Tokio, de su récord italiano, 51-24, y; desde luego, lejísimos del europeo del alemán Steinbach, 50-79, que quería batir. El español, con 51-77, quedó a ocho centésimas de su récord nacional. Le iba a ocurrir lo mismo que al relevo femenimo de 4 X 100, a años luz de Italia, pero ganando Natalia Mas con astucia la plata ante Francia -por tres centésimas- y rozando el récord español 4-00-57 contra 4-00-03. Natalia, aunque se hundió en los últimos cien metros de la final de 800, ganada ampliamente por Roberta Fellotti, no perdió la ocasión de volver a batir el récord nacional, 9-04-44, contra 9-07-24, que ella misma poseía. Ese mismo cansancio lo acusó López Zubero en los 200 mariposa, 3, tras ir segundo en los primeros cincuenta metros, acabó cuarto ante el ataque de los dos italianos, uno de los cuales, Baccaglia, se adelantó al escapado Borus Petric, quitándole una nueva medalla de oro.

Lo del yugoslavo parece demasiado, pues por la mañana nadó la serie de esta prueba y la de 1.500, con el mejor tiempo, naturalmente, aunque sólo menos de un segundo que Escalas. Parecen dos claros primero y segundo, como Cagnotto y Camacho en trampolín ayer. Fue una pena que Martínez estuviera flojo en los saltos obligatorios y su wiejora en los voluntarios fuera ya tardía para acabar sólo cuarto.

Exito en lucha

La lucha logró ayer con Santiago Morales uno de los mejores y contados éxitos españoles de los Juegos. Al margen del relativo nivel de la competición, demostró una superioridad absoluta en todos sus combates, con garantía de mayores empresas, y confirmó el acierto del delegado Rafael Bendicho y el entrenador Ángel López Rojo, prestigiosos luchadores ambos en tiempos pasados, al pasarle de su categoría de 90 kilos a la de 100, aunque la responsabilidad, sus nervios típicos, al verse con posibilidades de ganar medalla, sólo le permitieron engordar hasta los 91,5 kilos; suplió con su rapidez, pese a una rotura de fibras, además, la diferencia de hasta ocho kilos con sus rivales. No se puede olvidar que Morales, policía nacional en su vida privada, es un producto típico de la lucha canaria, en la-que es normal la diferencia de pesos. Santiago, que fue de los tres únicos ganadores en las diez categorías que no acumuló puntos negativos,ya ha conocido triunfos internacionales en la lucha.El judo comenzó ya mal con la escapada amorosa de Moreto (que no se ha ido a España, pues dijo a la delegación que tenía dinero para mantenerse aquí por su cuenta).

Soler, en los pesados, sólo estuvo discreto. Ganó al italiano Beccacece por un wazaari de uchi-mata, pero perdió el paso a las semifinales ante el gigante marroquí Belattar, que le marcó dos wazaaris, equivalentes al ippon, uno de los 30" y otro a los 2-27; fue una lástima una proyección fuera del tatami que hizo Soler a los dos minutos.

Respecto al boxeo, el panorama no paede ser más desalentador. A los dos eliminados del primer día, Juárez y Barquín, por rotundos 5-0 de los jueces, se unió el 4-1 ayer de Agapito Gómez. Lucharon con bravura, pero estos resultados no son más que reflejo de cómo está el boxeo en general en España.

En tenis, la final masculina individual la jugarán Luna e Ilin, después de dos maratonianos partidos ganados ante Vázquez y el gigante griego Kalovelonnis, en cinco sets con «cuatro horas» de duración uno y 3-34 el otro. Mima Jausovec, que cedió sólo ocho juegos en todo el torneo, ganó la final femenina con toda autoridad (6-0, 6-2) a la italiana Porazio, y Mánica Alvarez-Mon, el bronce muy bien, ya recuperada de sus dolencias físicas, a la yugoslava Sasak (6-1, 6-3).

En vela, con problemas iniciales por la falta de viento, el duelo franco-español está en marcha. Tras la primera-regata en finn manda José Luis Blanco y fue favorecedora la retirada del galo Silvestro. En flyng dutchman ocupó esta misma plaza Abascal con Noguer, tras descuidarse, y ya mandan los franceses Bouet-Poirey, segundos en la recién terminada copa del mundo, precisamente ante los dos españoles. Por último, en 470, Gutiérrez-Carda comenzaron magníficamente y «emparedan» en la clasificación con Gustavo Doreste-Rigau, terceros, a los galos Richer-Claude.

Una medalla de oro en el K-4, tres de plata, Del Riego-Vázquez, Suárez-Bagaz y Segarra, respectivamente, en K-2, C-2 y C- 1, y dos de bronce, Herminio Menéndez y Ana Rodríguez en K-1 fueron los galardones conseguidos y esperados por España, en el piragüismo, celebrado sobre 500 metros -hoy será el de 1.000- en el canal de Zaton. Menéndez, que sólo ganó el bronce individual a última hora, tras ir cuarto siempre como Ana Rodríguez, Celorrío, Díaz Flora y Misioné hicieron 1-29-86. Esta marca fue inferior a la conseguida en la semifinal del pasado mundial de Duisburgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979