Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Carreras de caballos

El año próximo podría haber una apuesta nacional

La Sociedad de Fomento está estudiando un proyecto para poner en marcha una apuesta nacional la próxima temporada de primavera. Según declaró a EL PAÍS el gerente de dicha entidad, se trataría de una quíntuple especial muy parecida a la apuesta venezolana «cinco-seis», que consiste en acertar los seis ganadores de seis carreras, teniendo también un importante premio los que tengan cinco resultados exactos.

En tres ocasiones, la Sociedad de Fomento ha intentado poner en marcha una apuesta nacional, pero bien el Patronato de Apuestas Mutuas Benéficas o el Gobierno no permitieron su implantación. Parece que los impedimentos que entonces aparecieron ahora están solucionados. Lahera dijo, con respecto a esta apuesta, que no sería necesario modificar el reglamento de apuestas. El proyecto se encuentra en estos momentos pendiente de que el comité directivo de la sociedad lo estudie, una vez quede perfilado del todo por la comisión creada a tal efecto. La apuesta tendría que aceptarse de inmediato, ya que entraría en vigor el año próximo. Se apostaría en los hipódromos y en los recintos exteriores, pero poco a poco llegaría a todas las regiones españolas.En otro orden de cosas, el gerente de la Sociedad de Fomento dijo que el presupuesto de este año se está cumpliendo como está previsto y que sólo hay una oscilación del 1%, que, en palabras de Lahera, no está nada mal, al trabajar con más de quinientos millones de pesetas. El resultado definitivo depende de lo que ocurra en la temporada de otoño. Pero si este año es muy probable que se termine sin pérdidas el ejercicio, se da casi por seguro que todo lo que sea elevar los gastos el año próximo será incrementar las pérdidas. Pese a todo, la comisión económica de la Sociedad de Fomento ha expuesto al comité directivo su deseo de subir las dotaciones de los premios. El comité se mostró conforme, máxime si tenemos en cuenta el gran malestar existente entre los propietarios y criadores, que este año están perdiendo mucho dinero con sus caballos. Lo que Lahera no precisó fue la suma que será designada para tal efecto.

Los resultados positivos de la temporada de primavera de La Zarzuela han sido los que han dado un giro optimista a la que el gerente califica como «difícil situación económica». Durante este período hípico se recaudaron 677 millones de pesetas y se registró una media de asistencia que superó las 7.000 personas. En estas cifras se incluyen las apuestas realizadas en el exterior. En la primavera, el juego se incrementó en un 6%, mientras que en el año anterior sólo había subido en un 1 %, cuando el índice de vida superó el 16%. Según el gerente de la Sociedad de Fomento, fue entonces cuando apareció el problema económico del hipódromo, que, gracias a la temporada de primavera pasada, se ha ido remontando.

En cuanto al sistema de control filmado, Lahera declaró que está paralizado por el momento, ya que la desaparición de Juan de la Cierva acarreó muchas pérdidas al hipódromo, ya que había invertidos ya más de cuatro millones de pesetas.

La Sociedad de Fomento, por otro lado, parece no encontrarse dispuesta a aumentar el número de carreras para el próximo año en Lasarte. A pesar de la gran asistencia de público donostiarra, la temporada, sin la ayuda económica de Madrid, hubiera sido muy deficitaria. En gastos de explotación de Lasarte se gastaron 16.234.000 pesetas, que se amortizaron gracias a que en La Zarzuela se jugaron 10.479.000 pesetas. Con estas cifras en la mano, la sociedad no parece que programará más carreras, lo que no quiere decir que la sociedad donostiarra no lo haga por su cuenta.

El hipódromo valenciano de El Saler contará, gracias a un acuerdo adoptado por el comité directivo esta semana, con una ayuda de un millón de pesetas para la temporada que comenzará el próximo día 30 de este mes y que finalizará el día 11 de noviembre. José Manuel Lahera no quiso hablar de los problemas de El Saler, que son muchos, pero se declaró muy escéptico a la hora de hablar del futuro del hipódromo valenciano, y dIjo: «Nuestra obligación era ayudar a la sociedad que lo regenta, y lo hemos hecho; pero son ellos quienes tienen que salvar su hipódromo.» Parece ser que las gestiones realizadas por el presidente valenciano, Rafael Font, para que desde La Zarzuela se pudiera jugar para El Saler, no han llegado a buen puerto, ya que dificultades técnicas del totalizador impedirán que se apueste por la mañana para El Saler y por la tarde para La Zarzuela.

A las carreras de Valencia podrán acudir todos los jinetes y amazonas aficíonados y los jockeys que no hayan ganado más de ocho carreras hasta el 30 de este mes. Con estas condiciones, las carreras quedan relegadas a un segundo plano de interés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de septiembre de 1979