Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Motorismo

Víctor Palomo abandona la competición

El piloto motociclista español Victor Palomo, uno de los grandes del deporte de las dos ruedas a nivel internacional, ha decidido retirarse de la competición activa. Las graves lesiones sufridas a lo largo de esta temporada parecen haber precipitado la decisión de abandonar del bravo piloto, oficioso campeón del mundo de 750 centímetros cúbicos, después de haber sido también campeón del mundo de esquí náutico.Víctor Palomo saltó a la fama internacional como esquiador sobre agua, tras haber conquistado un precioso título mundial en una especialidad prácticamente desconocida en este país. Fue, en su época, una continuación de los ejemplos de Santana, Angel Nieto o Ballesteros, figuras todas ellas en un país y en unas disciplinas huérfanas de afición, especialistas, técnicos y practicantes.

Pero una lesión en la rodilla obligó al joven Víctor Palomo a una retirada prematura de la dura competición del esquí acuático. Sin embargo, en lugar de aceptar quedarse como monitor o en cualquier otro puesto más o menos vegetativo a cargo de la Federación, Palomo prefirió comenzar desde cero en una disciplina tan nueva como apasionante para él, el motociclismo. Y, tras unos tímidos intentos en la práctica de motocross, de los que salió con su primera lesión de cierta importancia, se pasó al campo de la velocidad pura en circuito, actividad que alternó con la de resistencia, siempre sobre circuito cerrado.

Pese a lo duro que es comenzar un deporte nuevo a los veintidós años, máxime después de haber sido una estrella en otro completamente distinto, Víctor Palomo realizó unos progresos espectaculares, hasta llegar a conquistar el trofeo FIM de 750, que es como se denominaba antes lo que desde hace un par de años es ya el campeonato del mundo de esta categoría. En las cilindradas medias y grandes fue donde más despuntó el piloto catalán, máxime porque, por su fuerte complexión y gran envergadura, las máquinas pequeñas le estaban vedadas.

Pero, junto a los éxitos espectaculares, Víctor Palomo sufrió tambíén muchos accidentes muy graves. Su cuerpo está totalmente cosido de cicatrices, caro precio que ha tenido que pagar el gran piloto español por el triunfo.

Ahora, tras una sombría temporada en la que ha sufrido más caídas y más fracturas que el propio número de pruebas en las que ha participado, Víctor Palomo ha decidido su prematura retirada. Su última fractura, sufrida mientras pasaba unos días de descanso y recuperación en Ibiza después de su gravísimo accidente de Montjuich, puede haber precipitado los acontecimientos. Con tan sólo treinta años de edad, Víctor Palomo dejará un deporte en el que ha sido una auténtica figura y al que ha sido capaz de sacrificarlo todo, incluso su propio cuerpo, para llegar a un lugar meritoriamente conquistado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de septiembre de 1979