Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía rindió ayer el primer homenaje oficial a Blas Infante en su pueblo natal

Casares (Málaga)

Andalucía rindió ayer el primer homenaje oficial al padre de la patria andaluza, Blas Infante, en el 43 aniversario de su muerte a manos de las tropas franquistas. Por decisión del pleno de la Junta, que efectuó la convocatoria, Casares -pueblo malagueño donde nació Blas Infante- se convirtió ayer en el corazón de toda Andalucía. El Partido Socialista de Andalucía (PSA), que se descolgó de la convocatoria oficial, organizó su propio homenaje al líder andalucista en la localidad malagueña de Ronda.

El consejo plenario de la Junta, presidido por Rafael Escuredo; el ministro de Cultura, señor Clavero Arévalo; representantes de los partidos PSOE, UCD, PCE y PTA (Partido del Trabajo); el anterior presidente de la Junta, Plácido Fernández Viagas; los alcaldes de las siete capitales andaluzas -sólo faltó el de Sevilla, del PSA-, así como de numerosos pueblos, se dieron cita en la plaza de España de Casares, bajo el busto de Blas Infante.La parte sustancial del homenaje la constituyó el pleno extraordinario del máximo organismo preautonómico, en el que se dio lectura a una declaración en la que la Junta asume y hace suyo el legado político de Blas Infante y, prosiguiendo la misión del líder de Casares, propone al pueblo andaluz la empresa de conseguir el Estatuto de Autonomía y el autogobierno pleno.

La declaración enumera los problemas andaluces -paro, emigración, subdesarrollo y marginación- para pedir a las autoridades responsables del Estado la realización de una política de inversiones que doten a Andalucía de la infraestructura necesaria para salir de la postración secular que padece. Apelan los miembros de la Junta a los empresarios andaluces para que participen y colaboren en esta política de generación de fuentes de riqueza y creación de puestos dé trabajo. Asimismo llaman a la clase trabajadora para que se una en la gran empresa. La declaración del pleno considera vital la recuperación de la cultura autóctona, por lo que invita a colaborar a todos los intelectuales y profesionales andaluces.

Voluntad unitaria

Tras la lectura de la declaración intervinieron representantes de los distintos grupos parlamentarios. Tomás García, del PCE, centró su intervención en un llamamiento a la unidad de todos los andaluces en torno a la Junta. Miguel Sánchez Montes de Oca, de UCD, dijo que los andaluces de una sola Andalucía deben dar una lección a todo el pueblo español de unidad y de solidaridad. Miguel Angel Pino, del PSOE, dedicó también su intervención a señalar la necesidad de unidad de todos los andaluces para la consecución de la autonomía, que será instrumento para solucionar los problemas que hoy padece la clase trabajadora. El alcalde de Casares, el comunista Juan Sánchez García, en su breve intervención pidió que la voz de Andalucía fuera oída cada vez más. fuerte en todo el Estado y recordó su solidaridad hacia los pueblos más avanzados en el proceso autonómico, como Euskadi y Cataluña.

Tras las diversas intervenciones hizo uso de la palabra el presidente de la Junta, quien calificó al pueblo andaluz como paciente y generoso, que no tiene complejos miméticos, pero que quiere ser tratado en pie e igualdad con el resto de los pueblos de España. Mas adelante, Rafael Escuredo hizo una advertencia: «Que nadie pretenda secuestrar la figura de Blas Infante, hombre justo, que siempre permaneció al margen de intereses partidistas, y cuyo patrimonio es de todo el pueblo andaluz».

La sesión extraordinaria del pleno de la Junta quedó cerrada con una ofrenda por parte de Rafael Escuredo y Manuel Clavero -Gobierno preautonómico y Gobierno central-, de dos ramos de olivo y trigo, símbolos del trabajo y la riqueza de esta tierra.

El acto político finalizó con la intervención de los representantes de los partidos firmantes del pacto de Antequera, por el cual las organizaciones presentes en Andalucía se comprometían a solicitar la autonomía según establece el artículo 151 de la Constitución.

La última intervención corrió a cargo del ministro de Cultura, Clavero Arévalo. Prometió transmitir al Gobierno los deseos allí manifestados y rindió homenaje personal a Blas Infante, el hombre bueno que murió gritando: «¡Viva Andalucía libre! ».

La jornada homenaje finalizó con un acto cultural, en el que intervinieron poetas y músicos. En la alegría festiva de los jóvenes, que hace poco comenzaron a oír hablar de Blas Infante, brillaba ayer un gesto de esperanza.

El homenaje de Ronda

Por lo que respecta al homenaje de Ronda, organizado por el PSA, asistieron al mismo entre 2.000 y 4.000 personas y en él intervinieron, entre otros, los alcaldes de Sevilla, Ronda y Alhama de Granada y el primer secretario del PSA y diputado por sevilla, Alejandro Rojas Marcos,

El señor Rojas Marcos hizo historia del PSA y salió al paso de los ataques que se hacen a su partido por haber roto el acto unitario en memoria de Blas Infante. «Si la política unitaria es para avanzar», dijo, «somos unitarios; si es para retroceder, y convertirnos en pueblo de segunda, no seremos unitarios».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de agosto de 1979

Más información

  • El PSA organizó otro acto paralelo en Ronda