Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocupación simbólica de viviendas en Carabanchel

Numerosas familias del barrio de Carabanchel Bajo, que desde hace más de un año tenían prometidos pisos del Instituto Nacional de la Vivienda, ocuparon ayer los dos bloques de viviendas que, situados frente al parque deportivo municipal de Carabanchel, en la calle del General Fanjul, iban a ser adjudicados próximamente.La ocupación, realizada poco después de las doce del mediodía, tenía un sentido simbólico y estaba dirigida por la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos y Amas de Casa de la zona. La mayoría de los ocupantes pertenecen a familias que habitan las 1.200 chabolas existentes en el barrio.

Las doscientas viviendas, construidas por Fersa, están promovidas por Visomsa, sociedad en la que participan el Instituto Nacional de la Vivienda, el Ayuntamiento de Madrid y la Caja de Ahorros.

Ayer fueron citadas las familias adjudicatarias de dichos bloques, pero entre ellas no figuraba ninguna de las que habían solicitado a través de las asociaciones. Miembros de dichas asociaciones, por medio de la coordinadora, se han entrevistado numerosas veces con el anterior director general del Instituto Nacional de la Vivienda, Manuel Díaz, y con el ex delegado provincial de Urbanismo, Luis Laorden, sin conseguir resultado positivo, a pesar de las buenas palabras recibidas.

Las terrazas de las viviendas ocupadas exhibían numerosas pancartas, cuyo principal lema era «Viviendas para Carabanchel», aludiendo al gran número de personas que continúan habitando más de mil chabolas en condiciones infrahumanas.

Entre los casos más significativos se encuentran los de familias de cinco y más personas que viven en pisos de dieciséis metros cuadrados, sin servicios sanitarios y con proliferación de toda clase de insectos, ratas y parásitos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de julio de 1979