Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gente

Cristina Onassis

y su marido, el soviético Sergel Kauzov, han llegado a Atenas para pasar las vacaciones de verano. «Seguramente nos quedaremos aquí», comentó Cristina a los periodistas, «porque no creo que nos vayamos a Scorpios, pero, por favor, no anden detrás de nosotros las veinticuatro horas del día. Déjennos un poco de libertad y de vez en cuando les dedicaremos un rato», prometió. El matrimonio Onassis ordenó recientemente que rodearan la piscina de su villa con una lona, a fin de impedir que los reporteros pudieran hacer fotografías desde los tejados de las casas próximas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 1979