Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEE prepara el calendario de negociaciones para el ingreso de España

Para el 15 de junio, en Bruselas, se anuncia la primera ronda de negociaciones, a nivel de suplentes (embajadores), que deberán conducir al ingreso de España a las Comunidades Europeas. Sesión puramente de rutina para preparar el calendario y el temario de las negociaciones, cuyos trabajos efectivos no debutarán hasta otoño próximo. Antes de la sesión de negociaciones, españoles y comunitarios celebrarán una nueva reunión de la «comisión mixta», que controla la gestión de lo dispuesto en el acuerdo comercial preferente de 1970, el 11 de junio, también en la capital belga.«No hay todavía una estrategia definida de cómo serán las negociaciones para la adhesión», comentó a EL PAÍS un alto funcionario comunitario. Al parecer existen varias tesis, a concretar, que van desde los que opinan que debe empezarse por los capítulos más conflictivos a resolver para la entrada de España a la CEE (agricultura, social, industrial) hasta quienes consideran que debe seguirse la misma táctica que se operó en las primeras negociaciones de ampliación, cuando entró Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca, en enero de 1973, o las que se aplicaron con Grecia, país que firmará sus actas de adhesión al Mercado Común el próximo lunes, en Atenas.

Al margen de la estrategia negociadora, contará mucho el «clima» con que se aborden dichas negociaciones para la entrada española en la CEE. Uno de los capítulos que permiten mejorar, en lo posible, el ambiente entre Madrid y Bruselas, pasa por la solución de los escollos que entorpecen la gestión del acuerdo comercial España/CEE de 1970. De ahí que los comunitarios presten particular atención a la reunión de la «comisión mixta» del 11 de junio -que podría celebrarse a nivel ministerial-, a fin de apaciguar los ánimos entre ambas partes contratantes del acuerdo de 1970. Por el momento, en la Comisión Europea analizan con atención las últimas decisiones del Gobierno español, orientadas a una mayor liberación de las importaciones españolas. Señalan, sin embargo, que se trata de concepciones comerciales erga omnes y que dejan de lado otros aspectos discriminatorios, como el fiscal, en sus capítulos de subvenciones a la exportación o impuestos a la importación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 1979

Más información

  • La primera ronda se celebrará el próximo día 15 de junio