Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No hay motivos para el pesimismo sobre la situación económica", según Aguirre Gonzalo

«Discrepo de las críticas a las últimas medidas monetarias del Gobierno. Las medidas tienen un costo que soportar, pero tienen una finalidad clara: la lucha contra la inflación. Necesitamos que el Gobierno se defina y estas medidas suponen una definición», ha manifestado el presidente de Banesto, José María Aguirre Gonzalo, en la junta de accionistas del Banco.Con relación a la actual situación económica Aguirre Gonzalo señaló que no hay tantos motivos de pesimismo. «Actualmente», dijo, «hay más irritación que pesimismo», e indicó que es necesario que el Gobierno establezca un plan económico. «Si este fracasase», añadió, «entoces sí tendríamos que ser pesimistas».

En otro momento de su exposición, el presidente del Banco dijo que hay que lograr equilibrar los presupuestos generales del Estado: «En estos momentos en que las empresas más poderosas se presentan más pobres, los presupuestos del Estado se presentan más poderosos que nunca. No hay que tener la idea de que el Estado debe resolverlo todo».

Aguirre Gonzalo manifestó que era un error la política monetaria restrictiva que se había llevado desde noviembre de 1973, y añadió que las restricciones de crédito interno han perjudicado a las empresas. Asimismo dijo que el país tiene que tomarse más en serio la productividad y que hay que quitar la idea de lucha que existe en las relaciones entre empresas y trabajadores. «En el primer trimestre», señaló, «se han perdido 76 millones de horas de trabajo por conflictos laborales, y si esto se extendiese a todo el año, habría unas pérdidas de 120.000 millones de pesetas, equivalentes al 1,5% del producto interior bruto».

Al referirse a la situación del mercado de valores, Aguirre Gonzalo dijo que las eléctricas corren el mismo peligro que el Metro: «Nacionalización por asfixia», dijo, «por la congelación de tarifas.»

En otro momento de la junta, el señor Aguirre anunció la muerte del cajero de una de las sucursales de la entidad, víctima de un atraco, esta mañana.

Los beneficios de la entidad durante el ejercicio fueron de 9.511 millones de pesetas. De esta cifra, 2.457 millones van a impuesto sobre sociedades; 1.045, a dividendo estatutario, y 1.966 para dividendo complementario.

Por otra parte, antes de comenzar la junta de accionistas, se congregaron junto a la entrada del local trabajadores de la empresa Isodel, que habían instalado una gran pancarta frente a la puerta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 1979