Los ayuntamientos no deben proyectarse como remedos parlamentarios"

Juan José Rosón, gobernador civil de Madrid, ha enviado una carta a todos los concejales de la provincia «con la intención de abrir el diálogo de cuatro años entre la representación del Gobierno y las corporaciones elegidas». La carta en la que se dice que «los ayuntamientos han de proyectarse como cogobierno local y no como remedo parlamentario», y que «ahora es el momento de revitalizar la vida municipal», recuerda a los 1.710 concejales de la provincia la responsabilidad contraída.Según el escrito del gobernador, salvo casos concretos, en Madrid las nuevas corporaciones serán mixtas, «con concejales procedentes de listas diversas y consiguientemente de posiciones personales y políticas diferentes. Esta, que es una situación normal en ayuntamientos democráticos, debe ser motivo de reflexión entre las corporaciones para encontrar fórmulas que permitan superar discrepancias y faciliten el gobierno municipal».

«Algo mucho más importante -sigue la carta- que el prestigio partidista está en juego; la credibilidad misma de la representación democrática. Al cabo, la eficacia y la conexión real con el municipio se valorará por la actuación de toda la corporación y no por la de determinados concejales. »

Sobre el tema de la autonomía municipal, el gobernador recuerda que «la Constitución consagra el principio de autonomía, pero las limitaciones municipales son demasiado evidentes para que, de modo práctico, tal autonomía sea en poco tiempo efectiva». Antes de ofrecer su colaboración personal, el señor Rosón dice que hasta lograr un replanteamiento normativo es necesaria la colaboración recíproca. «Pagaríamos a muy alto precio el tremendo error de radicalizar antagonismos entre las administraciones del Estado y Local. »

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de abril de 1979.

Se adhiere a los criterios de