Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carrillo, partidario de iniciar ya contactos con el PSOE

«Una de las primeras cosas que vamos a hacer los comunistas m los ayuntamientos es pedir la publicación de sus cuentas. Que se sepa cómo se ha gastado el dinero, cuál es la situación de tesorería y qué posibilidades hay. A partir de ahí, si han existido situaciones de corrupción, exigiremos responsabilidades. Esta publicidad de las cuentas municipales queremos, por otra parte, que sea periódica y habitual», manifestó en Valencia Santiago Carrillo, secretario general del PCE, quien comentó que habla que iniciar conversaciones oficiosas con el PSOE para obtener acuerdos después del 3 de abril.

Santiago Carrillo, que celebró mítines en Manises y Gandía, afirmó que era el único dirigente nacional que estaba haciendo campaña, lo que demuestra la importancia que da el PCE a los ayuntamientos. En un coloquio informal, previo a la conferencia de prensa, comentó que otros líderes «no se atrevían a convocar mítines y que a los suyos, a pesar de la abulia generalizada de la campaña, estaba asistiendo tanta gente como en los de las generales». En esta misma conversación dijo no tener todavía una previsión de los municipios totales que conseguirá el PSOE, pero entre los importantes habló del de Sabadell y Mieres, así como los ayuntamientos de la zona de Montilla y más de veinte de la provincia de Sevilla.El Grupo parlamentario Comunista, comentó en la conferencia de prensa, está preparando una proposición de ley de reformas urgentes de la ley de Administración Local. « Los poderes de los alcaldes no pueden seguir siendo omnímodos y deben compartirlo con el pleno municipal. Esto es esencial para evitar que continúen algunos caciques de la derecha en algunos lugares y en otros surjan nuevos caciques de izquierda. La proposición de ley -concluyó- no prejuzga la elaboración de una nueva ley de Administración Local.»

Sobre la posibilidad de acuerdos municipales con el PSOE, tras exponer que no existía ningún contacto a nivel nacional, se mostró partidario de iniciar ya contactos oficiosos, para que tras las elecciones del día 3 se pueda llegar con brevedad y a tiempo a unos acuerdos. Preguntado sobre gobiernos de concentración en los ayuntamientos, manifestó que «allí donde sean posibles, desde luego; y en todo caso el PCE es partidario de la unidad de las fuerzas democráticas».

Resaltó la importancia de estas elecciones de cara a los gobiernos regionales y de nacionalidad, la importancia de los resultados que consiga la izquierda para frenar el giro a la derecha de un Gobierno que «más que de centro es de unión de derechas», y denunció la acción de los gobernadores civiles que -dijo- «son la UCD; sin ellos el partido no habría podido presentar listas en más de unos centenares de poblaciones».

Tierno, otra vez

Volvió a calificar de «angelical y de estar en un limbo de filosofía fuera de la realidad» al profesor Tierno Galván, y contestó a la réplica del presidente honorario del PSOE, que había afirmado que Carrillo nunca había trabajado, diciendo que empezó a trabajar a los trece años y todavía no lo había dejado.El PCE va a denunciar cualquier intento de UCD de frenar las autonomías. Habló de la del País Vasco, que entiende como de extrema urgencia si no se quiere que se convierta en un asunto inviable. Sobre las declaraciones del PNV en el sentido de advertir que podría solicitar la independencia, manifestó: «Yo creo que esa puede ser una forma de presión para vencer las reticencias al Estatuto; pero yo no veo al PNV pidiendo en serio la independencia, porque ya sabemos lo que puede pasar si tal hace. Lo que puede pasar en el País Vasco es que sea ocupado. Se trata pues de un medio de presión política, que yo no emplearía, ya que es un arma de doble filo. Pero quiero creer que no es más que eso.»

Sobre las diferencias entre el PCE y el PSUC manifestó que habían sido manipuladas por cierta prensa, y que en realidad lo único que había planteado él a petición de Antonio Gutiérrez era una serie de interrogantes sobre los resultados de las legislativas. Pero insistió que sólo eran interrogantes y que el PCE mostraba un gran respeto por los comunistas catalanes y por el propio PSUC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 1979