Cartas al director
i

Que les reconozcan en Francia

Desde el año 1973, fecha de su fundación, la Asociación Francesa de Ayuda al Trabajador Español (AFATE) ha estado realizando benévolamente una gran labor meritoria y solidaria a los emigrantes españoles de todo tipo. Enseñanza de los idiomas francés y español como plan cultural. Ayuda económica a damnificados y manutención- albergue a aquellos vendimiadores que, llegados a Burdeos, se encontraban en la estación de ferrocarril totalmente desasistidos, sin conocer el idioma francés y sin medios económicos para hacer frente a dos o tres días de estancia en la ciudad, en espera de.ser recogidos por los patronos que les contrataron. Asesoramiento jurídico-sindical de los derechos por las leyes de este país, derechos en España, becas de estudios para los niños, elaboración del censo electoral en colaboración con el Consulado General de España en Burdeos y tramitación ante el mismo de solicitudes de pensiones a mutilados de la guerra de España, cuerpo de carabineros, militares de carrera, viudas de guerra y cuerpos de seguridad.Ante el cambio político hacia la democracia producido en España en 1977 y ser creada la Junta Consultiva Consular, a indicación del IEE, por el Consulado General de España en esta ciudad, la directiva y socios de la mencionada asociación, reunidos en asamblea general y mediante voto secreto, acordaron reconvertirla en Asociación de Formación y Ayuda al Trabajador Español (AFATE), acogiéndose a la ley de 1901 sobre asociaciones extranjeras, como Asociación Española.

Fueron presentados los nuevos estatutos de esta asociación en la Prefectura (Gobierno Civil) de este departamento de La Gironde, en el mes de abril de 1978. Con fecha 12 de enero del actual año, y mediante escrito oficial de los servicios de policía, por decisión de dicha Prefectura, se desautoriza esta asociación y se la conmina a liquidar la misma, así corno sus bienes y enseres en el plazo de un mes, sin ninguna explicación por escrito que justifique o trate de justificar esta decisión arbitraria y que no se ajusta a la ley francesa citada del año 1901.

Todo cuanto sefiaío anteriormente le ha sucedido a la Asociación de Jubilados y Pensionados Españoles, asociación que forma parte también de la Junta Consultiva Consular integrada en el Consulado General de España en Burdeos. Integrada y en estrechas relaciones con la Dirección General de esta asociación en España.

Los que aún estamos en la necesidad de continuar siendo emigrantes, nos preguntamos: 1.º ¿Dónde quedan los pactos firmados en Helsinki, sobre los derechos humanos? 2.º ¿Por qué tanta publicidad, promovida por el Gobierno francés, sobre la ampliación de Europa con la entrada en el Mercado Común de España, Grecia y Turquía? 3.º ¿Qué agradecimiento patrio, por la libertad e independencia de su patria, existe en el Gobierno francés discriminando a hombres y mujeres que fueron oficiales y jefes de los ejércitos guerrilleros, así como deportados a los campos de exterminación nazis en su lucha por Francia, siendo el caso de españoles que forman parte de las juntas directivas de las asociaciones no autorizadas?

Nos queda la esperanza de que nuestro Gobierno y Su Majestad el Rey, hoy legítimos representantes del pueblo español, tomen en sus manos con seriedad e interés estos problemas y discriminación que sufrimos unos súbditos españoles que tan sólo pedimos correlación de derechos y deberes exactamente iguales a los que, por su fortuna, residen en la patria y nadie y a diario les lanza el epíteto de extranjeros a la cara y si no estás contento, te vas a tu tierra. Creemos llegada la hora de ser respetados sin discriminación alguna. Respeto ganado con las armas en la mano defendiendo la independencia de Francia y contribuyendo con nuestro trabajo y producción al desarrollo de esta nación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de febrero de 1979.

Lo más visto en...

Top 50