Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos del Pilar, contra el plan Alvarez para La Vaguada

El anteproyecto del centro cívico-comercial de La Vaguada, presentado por el ex alcalde José Luis Alvarez en su última reunión con los periodistas antes de su dimisión (véase EL PAIS del pasado día 5), ha sido ampliamente contestado en un largo comunicado suscrito por la agrupación vecinal La Vaguada es Nuestra.Los vecinos de La Vaguada consideran que el citado anteproyecto es simplemente una cortina de humo y que al elegirlo como «traca de despedida» no significa otra cosa que «ganar una batalla propagandística en esta guerra que enfrenta al Ayuntamiento de Madrid con el barrio del Pilar y en la que él tanto ha perdido». Lo que, dicho en otras palabras, significa que los vecinos de La Vaguada acusan a Alvarez de hacer electoralismo a su costa.

En síntesis, la agrupación de La Vaguada considera que la parte cívica del proyecto es sólo un intento de dorar la píldora del centro comercial, una cortina de humo para taparla y disminuir el clamor de los vecinos. La parte comercial, junto con la autopista, prosigue el comunicado, es una brutal agresión al barrio. «Los centros comerciales están concebidos para ciudades peatonales sin equípamiento comercial. En el barrio del Pilar sobran comercios y la densidad es ya insoportable, no queda terreno para reequipamiento comercial y zonas verdes.»

Los vecinos creen que el anteproyecto tiene también partes positivas. Por ejemplo, una reducción de la parte comercial y una promesa de hundimiento de la autopista, una zona de equipamiento social decorada de verde y un instituto de BUP, aunque consideran igualmente que lo que en él se promete queda lejos de las necesidades del barrio.

«Otra cosa -sigue diciendo el comunicado de los vecinos de La Vaguada- es que las promesas se vayan a cuinplir, aunque las dudas disminuyen si tenemos en cuenta que el administrador de esas promesas será otro alcalde, elegido y controlado por un Ayuntamiento democrático.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de enero de 1979