Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doscientos militantes de Partido Carlista de Navarra abandonarán el mismo

Unos doscientos militantes del Partido Carlista de Euskadi (EKA), de Navarra, abandonarán el partido debido a las discrepancias existentes con la dirección sobre la postura en torno a la Constitución.Al parecer, ha existido cierta contestación por parte de un grupo de militantes, disconformes con el sí a la Constitución que propugna el Partido Carlista, por entender que la postura de la dirección del partido se ha tomado sin tener en cuenta la opinión de la base. En este sentido, el grupo disidente considera que existen factores suficientes como para haberse pronunciándo por el no o la abstención en el próximo referéndum constitucional.

En la mañana del domingo, los discrepantes con la postura oficial en torno a la Constitución, se reunieron en un local de Pamplona para estudiar las posibles actuaciones a seguir. Al parecer, se redactó un comunicado, que será enviado a la prensa, en el que explican las razones que les han movido para rechazar la Constitución y el sistema adoptado por el partido para decidir su postura sobre el tema que, en su opinión, se ha hecho sin consultar a la base. Según se ha informado a Deia, el grupo disidente podría colaborar, en esta etapa preconstitucional, con cualquiera de las coaliciones existentes en Navarra que rechazan el texto constitucional.

Por su parte, el Partido Carlista de Euskadi, a través de sus dirigentes, ha desmentido a EL PAIS la existencia de conflictos en la base a causa de la Constitución, señalando que tan sólo unos treinta mil¡tantes carlistas de Navarra discrepaban con la postura sobre la Constitución, sin que el asunto llegara más lejos. «Los representantes territoriales -señaló Carlos Zufia a EL PAIS- adoptaron una decisión favorable a la Constitución, sin realizar asambleas de todos los afiliados y simpatizantes, por entender que era un tema suficientemente debatido en la base. Creemos'que se -trata de un grupo de unas treinta personas que están en contra de la degisión de apoyar la Constitución, pero que no están de acuerdo con que el tema se plantee como una discrepancia abierta y sin solución posible. Si el problema se aborda abiertamente y los discrepantes envían una carta a la prensa, los órganos de coordinación del partido tomarán cartas en el asunto, como una falta grave. De momento no se ha dado ningún paso ni se ha expulsado a nadie. Por ahora es sólo una discrepanciainterna que, como no ha salido a la luz, el consejo regional de Navarra de EKA no se da por aludido. »

La postura oficial de EKA contrasta con las informaciones obtenidas por EL PAIS, facilitadas por el grupo disidente, que aseguraban que el partido había enviado una carta de expulsión a un militante de Pamplona, por considerarle el responsable de la postura crítica. En este sentido, para finales de este año, el comité de Navarra de EKA tiene previsto celebrar un congreso para analizar el resultado. de la Constitución y las posturas existentes en la base al respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 1978