Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cesarsky, condenado a seis años de cárcel

La sección primera de lo penal de la Audiencia Nacional ha condenado a Jorge Cesarsky a cinco años y seis meses de prisión, y a seis meses de arresto como autor de un delito de terrorismo y otro de tenencia ilícita de armas. Cesarsky estaba acusado en relación con el homicidio del joven Arturo Ruiz, durante una manifestación pro amnistía, el pasado 23 de enero de 1977. El fiscal había solicitado una pena de más de diecisiete años, y el acusador particular de 32 en total, más indemnizaciones de uno y tres millones, respectivamente.El presunto asesino de Arturo Ruiz, José Ignacio Fernández Guaza, que está en rebeldía, probablemente refugiado en Argentina, se declaró públicamente en aquella manifestación guerrillero de Cristo Rey, y utilizó para el asesinato una pistola semiautomática que arrebató al señor Cesarsky, según afirma la sentencia.

En uno de los considerandos de ésta se matiza que Cesarsky cometió los delitos de terrorismo y tenencia ilícita de armas en el transcurso de la manifestación, a la vista de las pruebas practicadas en el juicio, «con el propósito de atemorizar a los manifestantes, pero sin producir efecto dañoso alguno para personas o cosas».

Agrega la sentencia que en esta fecha el señor Cesarsky concurrió a lugares próximos a la madrileña plaza de España, donde se iba a celebrar la manifestación, y que portaba el arma mencionada, que poseía sin guía de pertenencia ni licencia de uso. Decidido a hacer ostensible su disconformidad con los manifestantes y a no eludir previsibles enfrentamientos con ellos, hacia las doce del mediodía se hallaba en la plaza de Santa María, donde poco antes las fuerzas de orden público habían disuelto grupos de manifestantes.

En uno de los grupos dispersos se hallaban Arturo Ruiz y María del Sagrario Rodríguez, que se situaron a la entrada de la calle de la Estrella. Sagrario señaló hacia el grupo donde se hallaba Cesarsky, diciendo en voz alta que eran policías, a lo que uno del grupo, puede que el presunto asesino, Fernández Guaza, contestó que eran guerrilleros. El grupo ultraderechista se dirigió entonces a la joven en actitud amenazante, y Cesarsky sacó su pistola y disparó al aire.

Los manifestantes, entre ellos Sagrario y Arturo Ruiz, corrieron calle de la Estrella abajo, momento en el que el que había respondido que eran guerrilleros de Cristo Rey pidió la pistola a Cesarsky y después se la arrebató con movimiento brusco y rápido, tras un brevísimo forcejeo, y disparó dos veces sobre Arturo Ruiz, causándole la muerte de forma instantánea.

Cesarsky, argentino de nacionalidad y residente en España, había sido condenado en dos ocasiones por sendos cheques en descubierto, y era partidario del movimiento justicialista de su país y de «la situación imperante en España hasta la ley para la Reforma Política» así como enemigo declarado de quienes en reuniones y manifestaciones toleradas o prohibidas «proclaman idearios contrarios a los suyos», según afirma la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de noviembre de 1978

Más información

  • El presunto asesino de Arturo Ruiz, Fernández Guaza, usó su pistola