Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime Carvajal, presidente del Banco Urquijo

Jaime Carvajal y Urquijo ha sido designado presidente del Banco Urquijo por decisión del consejo del banco, adoptada formalmente en su reunión de ayer. El consejo aceptó la dimisión del anterior presidente, Juan Lladó Sánchez Blanco, y nombró al candidato por él propuesto.El señor Carvajal, 39 años, era consejero director general del banco y ya actuaba, como primer ejecutivo del mismo. El nuevo presidente está vinculado profesionalmente al banco desde hace dieciséis años. Terminados sus estudios de economía en las universidades de Madrid y Cambridge se incorporó al banco, primero en sus empresas financieras filiales, y desde 1969 en el área internacional. Antes de ese año participó en la promoción y desarrollo de los primeros fondos de inversión creados en España. En 1973 pasó a ocupar la dirección del departamento de inversiones del banco, y ese mismo año fue designado director general.

Jaime Carvajal fue compañero de estudios del rey Juan Carlos. El pasado año fue designado senador real. Su ascenso a la presidencia del Banco Urquijo, noveno banco del país y primero entre los industriales, le confiere el papel de benjamín en el club de presidentes de la gran banca. Y parece romper una tradición de presidentes de edad en este tipo de instituciones.

Juan Lladó, 71 años, es hombre vinculado al Urquijo desde hace más de cuarenta años. Jugó un importante papel para la integridad del mismo después de la guerra civil. Sufrió la represión del nuevo régimen y ha sido considerado siempre hombre de formación y talante liberal. Desde el Urquijo protegió y financió el desarrollo de la Sociedad de Estudios y Publicaciones -centro cultural liberal aislado en los años cincuenta- y la editorial Labor. Desde 1944 ocupó el puesto de consejero delegado del banco para pasar a la presidencia en 1974. Es uno de los pocos banqueros que no ha ocupado más cargo o puesto de consejo que su asiento en el banco como consejero delegado y presidente. Seguirá en el consejo del banco, que le ha designado presidente de honor.

El relevo no constituye una sorpresa, ya que se venía hablando de él desde hace varios meses, especialmente después de algunas indisposiciones del señor Lladó. La candidatura del señor Carvajal, pese a su juventud, estuvo siempre en primera línea. Juan Lladó parece que no ha dudado en apoyara su sucesor.

El nuevo presidente, que tendrá carácter ejecutivo al frente del consejo y de la comisión delegada, se hace cargo de la entidad en momentos especialmente difíciles, en que la banca trata de definir su papel como firíanciador de la industria, vocación de la que nunca ha abjurado el Banco Urquijo. Jaime Carvajal votó ayer favorablemente el proyecto constitucional. En su último discurso ante la junta general del banco destacó la dificultad de la situación económica, consideró positivos los pactos de la Moncloa e insistió en la necesidad de cerrar el proceso de transición política y definir el modelo de economía de mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 1978

Más información

  • Juan Lladó, designado presidente de honor