Los candidatos de la Oposición, disconformes con el plan quinquenal

Para los líderes y organizaciones locales de los cuatro partidos de la oposición que hasta el momento han presentado candidato a la alcaldía, la designación de José Luis Alvarez como aspirante de UCD a la alcaldía no ha supuesto ninguna sorpresa. Respecto al plan quinquenal propuesto por el señor Alvarez, sí ha supuesto una sorpresa calificada mayoritariamente de «precipitado», toda vez que podría hipotecar de alguna forma la gestión municipal para el próximo lustro.La Federación Socialista Madrileña piensa que «el nombramiento como candidato a la alcaldía del señor Alvarez Alvarez representa un triunfo de los sectores más reaccionarios de UCD, cuyos intereses están en abierta contradicción con los de la mayoría de los ciudadanos de Madrid. Estos sectores han cambiado de nombre pero son los mismos que en los años de la dictadura han sido los beneficiarios de una gestión municipal cuyos resultados son bien conocidos»

«En cuanto al llamado programa para cinco años, que sin duda se hará famoso como "El Plan Quinquenal de Alvarez Alvarez", tenemos que mostrar nuestra perplejidad porque, según las afirmaciones del propio alcalde, ya viene funcionando desde hace meses sin que tengan el más mínimo conocimiento de él nilos partidos políticos ni los ciudadanos de Madrid, lo cual es un síntoma del "talante democrático" del señor Alvarez Alvarez y de sus planes.»

«Nuestra esperanza es que, para bien de los madrileños, no tenga oportunidad de seguir aplicando estos procedimientos a partir de las elecciones municipales democráticas».

Ramón Tamames, candidato del Partido Comunista a la alcaldía, señaló a EL PAIS que «ni la designación oficial ni el plan quinquenal pueden sorprendernos. Cuando en marzo UCD colocó al señor Alvarez en la alcaldía se vio claramente era una inversión y estaban dispuestos a jugar con ventaja. Por lo que se refiere al plan quinquenal pienso que, ya que hay un Papa polaco, estos señores se han decidido a mirar a los países del Este y fabricar planes quinquenales. Simplemente creo que tienen que recurrir a esto. Muchos de los asistentes al congreso de UCD han calificado el discurso del señor Alvarez como electoralista y esto me exime de decir más».

El comité local de la Organización Revolucionaria de Trabajadores opina que «la designación de José Luis Alvarez no supone en absoluto una sorpresa. Ya era sabido que la maniobra de UCD consistía en utilizar una persona que luego propondría como candidato. Creemos, sin embargo, que este paso agudiza la situación muy irregular en que se encuentran tanto José Luis Alvarez como Unión de Centro Democrático. Que el candidato del partido en el Gobierno sea ya el futuro alcalde del Madrid del dedo es peligroso y pone de relieve la urgente necesidad de convocar elecciones municipales. Creemos necesario pasar ya la prueba de fuego de las urnas».

«Por lo que respecta al plan a cinco años propuesto por el señor Alvarez es demasiado pronto para opinar en concreto. No pasa de ser una mera formulación, una declaración de principios que se podrá juzgar una vez que se conozca el alcance real de lo que se propone hacer».

Joaquín Aramburu, candidato por el Partido del Trabajo, afirma que «es evidente que la designación de José Luis Alvarez como candidato de UCD a la alcaldía de Madrid no ha sorprendido a nadie. Pensar en otro candidato hubiera sido, desde la óptica política de UCD, un derroche de medios presupuestarios, incongruente con su designación digital. Desde luego, con una óptica más democrática, lo congruente hubiera sido la nominación de otro candidato reservándole al señor Alvarez el papel de alcalde puente. Estimo que Alvarez es una persona con gran capacidad de trabajo y con criterios claros. No obstante, creo que su actividad está y estará tremendamente condicionada por los intereses económicos (con su reflejo en la realidad urbana) que sostienen su candidatura y representan su partido».

«Finalmente, me ha sorprendido el anuncio de un programa de cinco años por parte del señor Alvarez, que excede a todas luces el período de mandato del futuro alcalde de Madrid. Parece como si el señor Alvarez quisiera garantizar, no ya su elección en estos comicios, sino la reelección para los próximos, y esto es, cuando menos, excesivamente optimista.»

«Su anuncio de que este programa va en línea de las medidas tomadas por él hasta ahora no es excesivamente alentador, puesto que en mi opinión lo más positivo que se puede decir, en una valoración global de la gestión del señor Alvarez, por el momento, es que no ha empeorado las cosas. De cualquier forma, tiempo al tiempo, esperemos a conocer el programa».

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de octubre de 1978.