Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayer se inauguró la primera librería feminista en Madrid

Con una especie de verbena-guateque feminista se celebró ayer la inauguración de la Librería de Mujeres-Centro de Encuentro, la primera de este tipo que se abre en Madrid. «Nada de serias disquisiciones sobre la opresión de la mujer, queremos que sea una fiesta divertida», comentaba hace unos días una de las organizadoras. «Hemos invitado a gente de todo tipo, desde Dolores Ibárruri hasta folklóricas y artistas de cine.»

La Librería de Mujeres tiene un pasado bastante negro: era una vieja carbonería del casco antiguo de la ciudad. Se encuentra en el número 17 de San Cristóbal, una de las callejuelas que desembocan en la plaza Mayor, ahora en obras porque va a convertirse en vía peatonal. No hace falta leer el rótulo. Desde fuera se advierte que es una librería distinta. Una estilizada silueta femenina y el símbolo del feminismo se recortan sobre la luna del escaparate. En los títulos de los libros que se exhiben aparece, de una u otra forma, la palabra mujer.Dentro, la atmósfera es clara y acogedora. Huele a cemento fresco y a limpio. Sobre una mesa-camilla los famosos folletos amarillos de métodos anticonceptivos. En las paredes, posters feministas y. un cartel manuscrito conmina al personal: «Antes de mangar libros aquí, elegid una empresa potente y no una precaria cooperativa. »

En los anaqueles, todavía semivacíos, se encuentran textos de historia, psicología, pedagogía, sociología. La mayoría escritos por mujeres o dedicados a la mujer. También hay literatura infantil de corte feminista -A favor de las niñas-, comics y narrativa.

«Sí, entran algunos tíos, pero con cierto mosqueo», decía Lola Illescas, una de las mujeres que ha estado estos días en el local. «En la semana que estamos funcionando ha venido también gente del. extranjero que, no sé cómo, ha sabido de nosotras.»

Al fondo, en un gran panel de corcho, se anuncia una serie de actos que tendrán lugar próximamente en la librería: una charla sobre el aborto, una mesa redonda en torno al tema Mujer y psiquiatría, presentación de un libro, exposiciones, etcétera.

Sólo para mujeres

La idea de crear una librería de mujeres que fuera también lugar de encuentro en fase feminista surgió hace alrededor de un año de un grupo de mujeres de Madrid. Se eligió la fórmula de cooperativa para realizar el proyecto y se empezó a captar accionistas, Al principio, la participación mínima se fijó en 20.000 pesetas, pero, para evitar que la cuestión económica fuera un impedimento, se decidió que ésta podía ser individual o compartida por dos, tres o hasta cuatro socias. Actualmente en la relación de cooperativistas figuran más de doscientas mujeres; de partidos, sindicatos, de diversas organizaciones feministas y mujeres independientes. Desde Carmen Díez de Rivera a Juana Doña, Cristina, Alberdi, Manuela Carmena o Francisca Sauquillo. La única discriminación que se observa es la sexual: ni un hombre cooperativista.«Hemos preferido que los hombres no participaran como una garantía de independencia, para asegurar que la Librería sea de la mujer y para la mujer. Por ese mismo motivo tampoco se ha buscado ayuda de ningún partido político o sindicato.»

La creación de la Librería de Mujeres se produce en un momento oportuno. Después de dos años de intensa actividad, el feminismo ha entrado en una crisis tanto ideológica como de operatividad. Los grupos no crecen y las divisiones internas minan el movimiento. «Somos conscientes de este fenómeno y pensamos que es necesario ingeniar nuevas fórmulas para que el feminismo llegue a la gente de forma más directa. La librería puede ser un marco adecuado para actuar en este sentido. »

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de octubre de 1978