Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El Gallo Vallecano, un intento de aproximación cultural a los barrios

Tanto el arte como el espectáculo en general ha estado hasta ahora marginado de los barrios. Casi todos los intentos de expresión cultural se realizan en los circuitos comerciales del centro de la ciudad. Un grupo de profesionales del arte va a hacer ahora un ensayo por medio del cual se pretende que las actividades y espectáculos incluidos en su programación estén en relación directa con la vida que se soporta en los barrios periféricos. El escenario escogido para este primer intento es Vallecas, un barrio con una población de más de 400.000 habitantes. Angeles García informa del proyecto.

Las posibilidades de poder disfrutar de un espectáculo o de participar en un determinado acto cultural se encuentran localizadas en no más de dos kilómetros cuadrados del centro de Madrid. En un intento de acabar con este lamentable panorama de cara a los barrios, un grupo de profesionales ha creado una asociación de animación cultural en Vallecas, que a partir de noviembre podría empezar a funcionar si antes consiguen los correspondientes permisos.El cine, la música y el teatro van a ser las actividades inmediatas de la asociación. El primer acto ya lo tienen programado; será la obra teatral de Salvador Cabra titulada Herramientas. «Es una obra de cante flamenco centrada en las actividades del trabajador industrial -explica Fermín Cabal, miembro de la asociación-. En esta línea estará enfocado nuestro trabajo, porque creemos que es una posible vía de conectar con un barrio de las características sociales que tiene Vallecas.»

El primer problema con el que se encuentra la asociación es, como era previsible, el económico. De momento, la única ayuda tangible con que cuentan es la cesión de una sala en el colegio Raimundo Lulio, de la avenida de San Diego, 63, con capacidad para 850 personas. Esta sala se llamará El Gallo Vallecano.

Cuentan también con la promesa verbal, por parte del Ministerio de Cultura de una ayuda de millón y medio de pesetas cantidad que proviene de los restos de subvenciones programadas porel Ministerio pero que por unas u otras razones no se han llegado a aplicar. La subvención presente como algo vital para la asociación: sin embargo esa ayuda puede traer como contrapartida ciertas imposiciones en la programación. «Nosotros vamos a presentar un informe -anuncia Fermín Cabal- en el que se recogerá toda la programación para el próximo año. Y a esa programación se aplicará la subvención que nos concedan. »

Por parte del Ayuntamiento, de momento, no han conseguido ni siquiera promesas oficiales. «La manía por la cultura, de la que desde el primer momento ha hecho gala el señor Alvarez, no se ha dejado ver tampoco en esta ocasión. En Barcelona funciona un invento semejante y cuenta con ayuda municipal -asegura Fermín Cabal-. Experiencias similares se han montado en otras ciudades europeas y tienen un notable apoyo económico en los ayuntamientos y diputaciones. Nosotros ahora lo estamos negociando, pero, de momento, no tenemos nada concreto. »

La independencia que plantea el grupo de cara a organismos oficiales se hace extensible también a los partidos políticos y a las centrales sindicales. Todos ellos han manifestado su simpatía por el proyecto, pero de momento su indudable deseo de colaboración no ha llegado siquiera a aceptar la inserción de cuñas publicitarias del proyecto en sus periódicos y boletines.

Ante este panorama, el apoyo economico de la asociación se fundamenta en una compañia estable de teatro, que se encargará de montar representaciones a lo largo de todo el año. Los precios de taquilla -que a la asociación le gustaría que fueran gratuitos- responderán a un 60%, de los gastos.

Al margen de dificultades económicas, el grupo es consciente de los problemas de enraizamiento con que van a enfrentarse. Se trata por ello de buscar algo que llegue a la gente del barrio, algo que supere el juego tradicional de espectáculo-espectador con la suficiente fuerza e interés como para conseguir que lo que hagan tenga un sentido para los habitantes de Vallecas. Las directrices de las futuras actividades y programación serán el resultado de las conversaciones entabladas con las tres aulas culturales de la zona.

Ante estos planteamientos, la asociación cultura va a realizar cursillos sobre una serie de actividades.

Para esto cuentan con un gran apoyo profesional, que a la hora de impartir las clases supondrá una notable ayuda. Las materias a tratar en estos cursillos y los profesionales encargados de ellos son, entre otros, los siguientes: análisis de espectáculos, con José Monleón y Moisés P. Coterillo, interpretación, Antonio Malonda e Irina Kuberskaya; ortofonía y voz, José Luis Asunción y Yelena Samarina; drarnaturgia, Jerónimo López Mozo; creación colectiva, con Carlos Bernal; escenografía y diseño vestuario, Gerardo Vera, El Cubri, Peridis; música,Pedro Ojesto; expresión corporal, Teresa Sánchez; diseño gráfico, Roberto Turégano; realización decorados y atrezzo, Angel Redondo; improvisación, María Paca Ojea; marionetas, con el grupo Libélula y el equipo Malasaña; imagen, Luis Matilla; cerámica, Elena Luis Santolaria; mimo. Marcelo Ruibal; producción teatral, Isabel González; dirección. Paco Heras; fotografía y cine. Andrés Muñoz; teatro infantil, Teresa Valentín; danza, feresa Sánchez; iluminación, Felipe Gallego, y periodismo, Angel García Pintado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de septiembre de 1978

Más información

  • En Vallecas, promovido por un grupo de profesionales independientes