Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona: un manifestante de extrema izquierda, muerto por disparos de un policía

Alrededor de medio millón de personas se manifestó ayer en Barcelona entre las ocho y las 10.30 de la noche, respondiendo a un llamamiento de las fuerzas parlamentarias, excepto Alianza Popular, y al que se habían adherido numerosas organizaciones. Se trataba de conmemorar el 11 de septiembre, festividad nacional catalana. En una manifestación paralela convocada por el PCE (i) se registraron diversos incidentes, a consecuencia de los cuales un joven de dieciséis años, Emilio Gustavo Muñoz, resultó muerto por disparo de un policía. También se encuentra gravemente herida una mujer, al parecer militante de LCR.

El pequeño partido extraparlamentario -Partido comunista de España-internacional (PCE-i)- había convocado una manifestación en la plaza de San Jaime, donde se alza el palacio de la Generalidad, para las ocho de la noche. En esta manifestación se produjeron lanzamientos de -cócteles molotov contra la policía. Un miembro del Cuerpo General de Policía hizo uso de su pistola reglamentaria, causando la muerte de un joven de veinte años que a últimas horas de la noche no había sido identificado por no llevar documentación.La magnitud de la otra manifestación sorpendió a los propios convocantes, quienes esperaban una respuesta popular infinitamente menor. En efecto, incluso los más optimistas consideraban que sería imposible reunir a más de 100.000 personas.

Pese a que el número de manifestantes resultó muy inferior al millón y medio del pasado año, puede afirmarse que la cifra alcanzada constituye todo un éxito, pese a que son de reseñar diferencias cualitativas en relación al pasado año.

En toda la manifestación hubo un único retrato de Tarradellas adherido a una bandera que portaba Esquerra Republicana de Cataluña. Por lo demás, las referencias a Tarradellas fueron bastante abundantes, y todas ellas de contenido altamente crítico, con expresión tales como Tarradellas, dimisión; Tarradellas, fascista, y Fuerra Tarradelladas, no queremos títeres. Incluso una pancarta firmada por el PSUC propugnaba una Generalidad democrática y no presidencialista.

Pasa a página 15

Medio millón de personas en la conmemoración de la "Diada"

(Viene de primera página)

Con relación al pasado año es de destacar un incremento de los gritos de carácter independentista, un incremento de la presencia y de los eslóganes extraparlamentarios y, finalmente, la presencia en un primer plano de sentimientos patrióticos y populares por encima de exigencias políticas concretas e inmediatas. En concreto puede decirse que pese al innegable desconcierto popular, el sentimiento patriótico catalán permanece inalterado e incluso ha podido incidir en una vida política cuya comprensión escapa a menudo a la inmensa mayoría de la población.

La manifestación iba encabezada, al igual que el pasado año, por los principales dirigentes políticos parlamentarios, sin que la Generalidad estuviese expresamente representada. Tarradellas había manifestado respecto a esta manifestación tradicional: No me interesa, nada,nada.

Como único incidente en la manifestación convocada por las fuerzas parlamentarias hay que reseñar muy fuertes silbidos contra unas pancartas de Unión de Centro de Cataluña, organización política coligada a UCD. Incluso llegó a producirse un intento de agresión sin mayores consecuencias.

Toda la manifestación desfiló delante del monumento a Rafael de Casanova, defensor de la ciudad de Barcelona durante el asedio que concluyó en derrota tal día corno ayer en 1714. Ante este mismo monumento el presidente de la Generalidad había depositado a las diez de la mañana una corona de flores en el marco de una ceremonia extremadamente discreta -sólo cinco minutos escasos, reloj en mano- y a la que asistieron únicamente los consejeros de la Generalidad y unas 150 personas.

En la mañana del domingo había tenido efecto en el Fossar de lles Moreres, en el casco antiguo de Barcelona, un acto al que asistieron de 10.000 a 15.000 personas -30.000, según otros medios de comunicación social-, y en el que tomaron la palabra el senador Xirinacs, el periodista valenciano Vicen Ventura, el intelectual mallorquín Josep María Llopart y el escritor catalán Félix Cucurull. El acto tuvo un marcado carácter de oposición al proyecto de Constitución. También en el mismo lugar, en la tarde del domingo Esquerra Republicana de Cataluña reunió a 3.000 personas.

Respecto a los incidentes de anoche que originaron una muerte es de señalar que el PCE (I) acostumbra a convocar manifestaciones en las cuales abundan cócteles molotov y las intervenciones severas de la policía. El PCE-(I) nació de una escisión surgida en el seno del Partido Socialista Unificado de Cataluña, en mayo de 1967. Actualmente sigue una trayectoria al margen de todas las fuerzas parlamentarias y extraparlamentarias catalanas. Se caracteriza por sus buenas relaciones con el MPAIAC, de Antonio Cubillo, así como por sus expresiones de simpatía hacia ETA y los GRAPO, si bien no lleva a cabo acciones armadas. Sus manifestaciones suelen producirse en las Ramblas barcelonesas y son de un carácter a menudo violento, pese a estar integradas por un número de personas que raramente supera la cincuentena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 1978

Más información