Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ganó Lauda al ser penalizado Andretti

El tremendo accidente ocurrido pocos metros después de la salida del Gran Premio de Italia, que costó la vida al piloto sueco Ronnie Peterson, marcó de forma trágica toda la carrera. Tras procederse a retirar los cuerpos heridos de Peterson y Brambilla -principales afectados en el accidente-, así como el de otros pilotos, y limpiar la pista de restos de monoplazas, gasolina y aceite -operación en la que se invirtió casi dos horas-, se volvió a dar de nuevo la salida. La carrera fue ganada por Andretti, seguido por Villeneuve, aunque los comisarios decidieron aplicar una penalización de un minuto a ambos por haberse escapado en la salida, lo que dio el triunfo a Lauda por delante de su compañero Watson.A partir del accidente, la carrera estuvo marcada por un tinte trágico. En la segunda salida, la válida, los nervios de los pilotos estaban a flor de piel. Fruto de los nervios y la tensión, Villaneuve y Andretti, que formaban la primera fila, tomaron la salida unos instantes antes de que el juez de la misma lo autorizara. La indecisión del juez contribuyó también a que esto se produjera, al haber sido la apresurada salida una de las causas fundamentales del accidente.

Escapados estos dos pilotos, el joven canadiense ocupó el primer lugar, por delante de Andretti, Jabouille y Lauda. Sin embargo, el francés Jabouille, que había realizado un gran tiempo en los entrenamientos oficiales, colocando su Renault Turbo en tercera posición, sólo duró seis vueltas. Los problemas del turbocompresor siguen sin resolverse, y el equipo francés no consigue aunar la potencia del turbo con la duración.

Durante muchas vueltas el Ferrari de Villeneuve pareció despegarse del Lotus de Andretti. Su ventaja de casi tres segundos parecía definitiva cuando faltaban menos de diez vueltas para terminar la carrera. Pero fue entonces cuando Andretti forzó su ritmo, y superó a Villeneuve sin excesivas dificultades cuando quedaban siete vueltas para el final.

Terminada la carrera con Andretti en primer lugar, seguido por Villeneuve y, bastante más rezagados, Lauda y Watson, los jueces comunicaron la penalización de un minuto a los dos hombres de cabeza. El anuncio fue hecho cuando éstos se encaminaban hacia el podium a recibir sus premios, lo que produjo un caos fenomenal en la pista. La victoria fue adjudicada a Lauda, seguido por su compañero de equipo Watson, el argentino Reutemann y los franceses Laffitte y Tambay, Andretti y Villeneuve ocuparon, tras la penalización, los puestos sexto y séptimo.

Con la muerte de Peterson, único piloto que podía arrebatar el título a Andretti, el italonorteamericano se proclama virtual campeón del mundo, a falta de disputar las pruebas de Estados Unidos y Canadá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 1978