Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Luis Alvarez: "A Madrid no le interesa un alcalde marxista"

«Me preocupan los barrios más problemáticos de Madrid, precisamente aquellos que no votaron a UCD», manifestó al diario Línea, de Murcia, el alcalde de Madrid, José Luis Alvarez, que pasa unos días de vacaciones en La Manga del Mar Menor. Sobre las próximas elecciones municipales, tras proclamar su confianza en que le serán favorables, señala que a Madrid no le conviene un alcalde marxista. También indica que un teórico para tal puesto sería una catástrofe.Preguntado sobre la incidencia del proceso autonómico sobre el centralismo madrileño contestó que es Madrid quien padece tal centralismo. Puso como ejemplo las exenciones fiscales que disfrutan los organismos estatales y otros, como el caso de las embajadas.

Reiteró en diversas ocasiones su propósito de conseguir una ciudad para poder vivir. Para ello enumeró los proyectos de zonas verdes y descentralización municipal, que perseguían dotar a los barrios de un adecuado equipamiento. En cuanto a las competencias compartidas con la Administración central reclamó para el municipio las correspondientes a sectores tales como vivienda y educación, pero con los recursos suficientes.

Criticó José Luis Alvarez la politización partidista de las asociaciones de vecinos, que, dijo, ya no deben ser cauce para actividades políticas que sólo en etapas anteriores tenían justificación.

Con vista a las elecciones municipales señaló que confiaba en ganarlas, porque en cinco meses su equipo había demostrado capacidad para resolver los principales problemas que Madrid tenía planteados. Dijo que no concebía al alcalde como un político puro, sino como un buen administrador honesto y eficaz. «Todo menos un teórico, que sería una catástrofe. Que no use Madrid para hacer carrera política.» En cuanto a si aplicaba una política municipal de UCD manifestó que no actuaba en beneficio de un sector, sino de la totalidad. Mostró su apoyo a la iniciativa privada y su rechazo de todo totalitarismo. «No se resuelven los problemas socializándolo todo -dijo- Una excesiva burocracia -añadió- sería muy mala. Hay que respetar los sectores privados mientras cumplan con su cometido. Me parece bien la desprivatización del Metro, pero que nadie piense que va a haber milagros, pues recaerá sobre los propios ciudadanos.»

Respecto al crecimiento de Madrid, se mostró absolutamente en contra. «Prefiero -dijo- que crezca Tomelloso que Leganés.» Sobre el problema de la vivienda declaró que actualmente hay en Madrid 30.000 chabolas y que esperaba superar tal deficiencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de agosto de 1978

Más información

  • Declaraciones al diario "Línea"